Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Más secretillos de la fiesta de divinity

La fiesta de divinity dio para mucho. Tanta gente interesante "fiesteando" durante horas en un lugar que invita al esparcimiento genera muchos y suculentos 'gossips'. Pincha y cotillea quién alternó con quién.
Bueno, bueno, bueno. Ya se ha visto todo (o casi todo). Los famosos posaron de cara a la galería en el photocall, Pepino Marino los fotografió en su salsa en la fiesta, los políticos no se nos resistieron, las madrinas contagiaron al auditorio de la fiesta Divinity, los invitados se lo pasaron en grande... Todo salió bien. Pero aún no os lo hemos contado todo. ¿Qué se contaba en los corrillos? ¿Quién se tropezó? ¿Qué se dijo? ¿Qué se bebió? ¿Cuánto se bebió? ¿Quién besó a quién?
Bueno, pues vayamos por partes. Lo primero que tenemos que contar es lo muchísimo que nos gustó contar con el lado más divinity de la política. Esperanza Aguirre llegó, triunfó y posó para los fotógrafos como toda una estrella. Carmen Lomana, que llegó casi a la par, encontró tiernísimo que los fans que se agolpaban a la puerta de Ramses comentasen cuando vieron a Esperanza Aguirre, “ahí va la señorita pepis”. Pues sí, tiene gracia, porque Aguirre ha conseguido crear una imagen de marca. Inconfundible.
Por cierto, que nada más llegar se encontró con Mercedes Milá y la montaron en el mismo photocall. Resulta para quienes no lo sepan que la presidenta y la presentadora nacieron el mismo año, que las dos se han roto la misma rodilla y que sus madres son amigas. Y no queremos contar aquí ninguna intimidad más pero reinó el buen rollo e incluso el cachondeo entre ellas. Otra pequeña indiscreción que queremos añadir antes de seguir y cambiar de personaje es el beso (¡en la boca!) que Boris Izaguirre y Mercedes Milá compartieron como saludo. Un saludo Divinity.
Y sí, antes de seguir, vamos a confesar que lo más nos gustó de toda la fiesta a las cocineras del asunto es que se acuñó el término "divinity" y se convirtió, en una sola noche, en moneda al alza. Todos los invitamos usaron el recién nacido adjetivo para calificar casi todo: vestidos divinity, posturas divinity, invitados divinity, comentarios poco divinity, muy divinity, cero divinity... Un nuevo chic nació durante la fiesta y se contagió con la misma efervescencia de las burbujas del cava que animaba todas las miradas. “Estos canapés son muy poco divinitys” le decía Carmen Alcayde a Ana Bueno, directora de telecinco.es, al comprobar que el jamón ibérico estaba cortado en láminas demasiado grandes para convivir con el glamour, la servilleta, la copa de vino y la sonrisa. Demasiados elementos. Carmen, no obstante, al final comió. Y eso que confesaba “aún estoy en fase de adelgazamiento”. ¡Será posible! Nos impresionó el cuerpazo que se le ha quedado sólo un mes después de dar a luz. De no creer. Sin photoshop ni trampa ni cartón.
La verdad es que las famosas se quejan de vicio porque están todas estupendas, pero que sepan el resto de las mortales que ellas se preocupan por la báscula como todas las demás. Como Lolita, que nos confesó: “Mi momento divinity del día es el desayuno. Despertarme por la mañana y ver la bandeja del desayuno es lo más. Como me acuesto desmayada todos los días para no engordar...." Lo dicho, puro vicio. Aunque para flacas, nuestras madrinas, para qué negarlo. Impresionante el vestido de BCBG Max Azria que llevaba Sara Carbonero. Nuria Morán, una de nuestras redactoras, ya lo ha localizado en Internet y se lo ha comprado para la boda de una amiga. Pero a lo que vamos. Todas son más delgadas al natural. Las piernas de Pilar Rubio son infinitas, por cierto. Y queremos decir que Marta Fernández fue la voz más divinity de la noche y una cómplice excelente de nuestro espíritu. Y las tres se mezclaron con la gente al terminar, divinas sí, pero nada divas. ¿Qué podemos decir? Divinitys.
Como Divinity fue mezclar a famosos de la tele de distintos medios. La instantánea de Paula Vázquez junto a Carme Chaparro, por ejemplo, nos encantó. Y, por cierto, la pobre Carme estaba malita y con catarro y todo no quiso perdérselo. Gracias desde aquí por implicarse aún cuando era una noche de mantita y tele. Otros cómplices de los que estamos especialmente agradecidas son nuestros amigos de la radio. Javi Nieves, que madruga todos los días a las cuatro o cinco de la mañana y que está en las ondas desde las seis, vino a nuestra fiesta. Y fue un honor. No nos lo creíamos cuando le vimos llegar de la mano de Mar Amate. Y encima él lo contó por la mañana: “Una fiesta llena de famosos, demasiado para nosotros. Eso sí lo mejor de todo, además de los canapés, fue la bronca que me echaron Mar Amate y Jimeno por encenderme un cigarrillo con un candelabro!!!”. Y damos fe. Porque aunque son los que más madrugan, tiraron la casa por la ventana. Jimeno se quedó hasta tarde, pero tarde... Y lo dejamos casi convencido de adelantar unos minutos la sección “Al cole con Jimeno” para que empiece antes de que los niños entren al colegio. Pero lo mejor de todo, fue el hombre Divinity elegido por Mar Amate. “Yo me pasé toda la noche detrás de un hombre que me vuelve loca y con el que al final me hice una foto: David Cantero. Además, no tenía desperdicio ver a Javi vestido de traje justo detrás de Pilar Rubio y Sarita Carbonero, toda una imagen”.
Nos encanta el gusto de Mar, por divinity y poco convencional, pero nuestro hombre divinity, con permiso de Cantero, es Màxim Huerta, cómplice de Divinity hasta el final. Lo tuiteó todo, todito, todo. Tanto, que Divinity se convirtió en trending topic durante toda la noche. Y la etiqueta #fiestadivinity fue lo más comentado en Twitter 'Spain' durante la gala. Eso sí, tenemos que cotillear que también a Maxim le preguntamos por el chico más Divinity de los Divinity y nos confesó que Jaime Vallhonrat, el diseñador de divinty.es, le parece el más divino de divinity.es. Lo cual no es muy comprometedor porque ¡la mayoría somos chicas! Pero estamos de acuerdo. Nuestro Jaime es divinity.
Pero bueno, sabemos que os gustan más las pullitas que los halagos. Y aquí va una. Carmen Lomana llegó algo cansada porque el día anterior había estado en la fiesta de Suárez hasta tarde, donde se había encontrado con Nati Abascal. En la presentación del lunes coincidieron codo con codo. Y nos confesó que le había parecido poco divinity...  “Cuando vi ese cardado a mi lado…”, decía con ironía. Lomana habló con todos y con todas, su 'look' arrasó y se metió como siempre al auditorio en el bolsillo. Nos prometió continuar trabajando en divinity.es y habló de lo divino y lo humano con Lourdes Garzón, directora de Vanity Fair. De hecho Carmen es fiel seguidora de la publicación española que le parece también “muy divinity”, aunque no le gustó que incluyeran a Julián Muñoz en uno de los últimos números. Claro que Pepino Marino le explicó que las “fotos de las fundas de los dientes de Muñoz en el Vanity Fair tenían más chicha y crítica que la crítica más corrosiva al personaje”. Y así visto, a Carmen le pareció bien.
Y para cubrir toda la fiesta estaba el equipo Divinity, escudriñando la sala de arriba a abajo para poder contarte a ti, querido lector, todo lo que te gusta. Ana Serrano ojeaba los outfits, Margarita entrevistaba a los invitados, Pepino Marino flasheaba a todo el que se le ponía por delante, Delia tuiteaba… También tomamos alguna que otra copa pero eso nos lo guardamos...