Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Isabel Sartorius y Letizia: desmontando a Felipe

El maravilloso e inquietante encuentro furtivo de Letizia Ortiz e Isabel Sartorius tiene a medio país en vilo. ¿Qué razones pueden llevar a estas dos aguerridas mujeres a quedar en una terraza cualquiera de Madrid?.
Las portadas de la revista Diez Minutos suelen ser bastante normalitas pero esta semana venía con un bombazo: Isabel Sartorius, ex-novia del padre de Leonor de Borbón y Letizia Ortiz tomando un café juntas. La foto es un documento gráfico de valor incalculable por varios razones, la primera es, evidentemente, que las dos han sido mujeres del mismo hombre y este tipo de reuniones no se suelen realizar. Por celos, por protocolo o por lo que sea. Lo segundo es que nunca me hubiese imaginado a la ex-presentadora de "Telediario 2" tomando algo en la terraza de una cafetería cualquiera de Madrid.
Para ser un poco más concreto, el algo que se tomo Letizia era una Coca-Cola Light en vaso de tubo y con hielos de los grandes mientras que la Sartorius degustaba un sencillo café de máquina. Ambas charlaron animadamente y compartieron confidencias en una tarde que debía ser bastante fría a juzgar por los atuendos que llevaban. Isabel, con un vestido tipo Pucci pero en baratillo, se abrigó del fresco con una especie de torerilla de pelo. Letizia, más elegante, optó por una chaquetita de cuero de esas que no llaman mucho la atención, de las que se puede poner una madre para ir al colegio a recoger a sus hijos.
Las muchachas ya debían de tener una relación desde antes porque hace tiempo vimos a la heredera de La Corona Española con un bolso diseñado por Sartorius, que está en la misma categoría de diseñadora que Monica Lewinsky. Y si no es así, sí que sería heavy que su primera cita hubiese sido en una mesa metálica llena de cercos de vaso resecos. El caso es que tuvieron una reunión  y nadie sabe porqué. Puede que todo sea fruto de una sencilla casualidad o puede haber cosas más enrevesadas. Las revistas se atreven a insinuar que estuvieron poniendo en común opiniones sobre el principito. A mi me gustaría pensar que Isabel quedó desesperada para pedirle trabajo a Letizia o que Letizia ha perdido la pasión en la cama y quiso preguntarle qué tácticas amatorias usaba Sartorius para contentar al hijo de Juan Carlos I. Pero claro, todo esto son mis hipotéticas fantasias.
Lo peor es que nunca lo podremos saber, a no ser que Letizia se divorcie y se vuelva loca
haciendo platós o que Isabel Sartorius se vaya a la ruina por dejar de vender sus bonitos bolsos y caiga en la tentación económica de alguna revista del corazón. Ninguna de las dos cosas tiene muchas probabilidades de hacerse realidad.
Creo que la Familia Real tendría que dar entrevistas periódicas con posado incluido para contar todo lo que acontece en sus vidas. Igual que Belén Esteban lo hace con Telecinco, que ellos lo hagan con el pueblo en general. Seguro que el país prefiere eso y no ver a los príncipes de vez en cuando inaugurando colegios y hospitales. Qué rollo.