Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rodríguez Menéndez, otro embargado más

Un juez ha ordenado el embargo a Rodriguez Menéndez de dos cheques con un valor de 120.000 euros por tener responsabilidades civiles pendientes en España. No es el único famoso que sufre uno, te contamos el suyo y otros casos.
En tiempos de crisis la palabra embargo se ha popularizado tanto que ya no asusta a nadie y ni siquiera los famosos se libran de ella. En nuestro país hemos visto varios casos en los que la Justicia ha embargado bienes o dinero a diferentes estrellas 'rosas' por problemas administrativos. Seguramente, uno de los más famosos sea el de La Faraona, que estuvo al borde del embargo y pidió una peseta a todos y cada uno de los españoles para solucionar sus problemas con el fisco pero hay muchos más. Este jueves mismo nos hemos despertado con el embargo de un famoso que nada tiene que ver con el arte y embrujo de Lola: Rodríguez Menéndez.
El abogado que hace unas semanas irrumpió en la televisión para avivar fantasmas del pasado desde su retiro legal en Argentina ha sufrido el embargo de dos cheques con valor total de 120.000 euros. ¡Casi nada! El juez que ha ordenado la ejecución cree que el abogado que distribuyó el polémico vídeo del director de El Mundo, Pedro Jota Ramírez, todavía tiene responsabilidades civiles en nuestro país y ha estimado conveniente retirarle estos fondos. De momento no ha habido reacciones por parte del abogado y a mucha gente le extraña que Menéndez, con todas las tretas que sabe, no haya conseguido cobrar ese dinero a través de otras personas.
Fue famoso también el caso de Julián Muñoz, que vio cómo Hacienda se llevaba los 188.000 que percibió de Telecinco. El ente público debe de estar encantado con la cadena privada porque estos pagos se han convertido en la única opción que tiene Hacienda para recuperar el dinero que pertenece a todos los españoles. Julián Muñoz recibió estas cantidades por unas entrevistas en exclusiva en las que contaba todo su calvario en prisión y decía que siempre querría a Isabel Pantoja.

Las folklóricas, objetivo favorito de los embargos

Mientras que los embargos a gente como Muñoz y Menéndez alegran a la población, los bloqueos económicos que sufren artistas y folklóricas desarrollan una sensibilidad mayor por parte de la sociedad. El caso más reciente ha sido el de Isabel Pantoja, amada y odiada a partes iguales. La Justicia le impuso en octubre una fianza de 3,6 millones de euros, si no conseguía pagarla procederían a embargarle bienes e inmuebles. Sólo podría conservar "los enseres personales, el mobiliario, los artículos de menaje, la ropa del ejecutado y su familia, así como aquellos objetos  imprescindibles para que el ejecutado y las personas de él dependientes puedan atender con razonable dignidad a su subsistencia", declaró la letrada. Vamos, que las batas de cola y la joyería, así como su cama y su frigorífico se quedarían en el mismo sitio. Isabelita ya ha dicho que no pagará la fianza aunque podría presentar un escrito en el que designe los bienes que se le pueden retirar.
Concha Velasco, que no es folklórica pero podría, también se vio envuelta en un lio de embargos propiciados por el impago del IVA en los años 1996, 1997 y 1998. La deuda ascendía a 800.000 euros (en los que se incluía una multa) pero su ex marido, el recientemente fallecido Paco Marsó, asumió todas las responsabilidades y Concha quedó en paz con la Justicia. Hace poco le preguntaban si volvería a cantar '¡Qué viva el IVA!', una canción que popularizó en 1986 con la llegada de este nuevo impuesto, la actriz dijo que probablemente no.
Al borde del embargo también han estado Ana Torroja por su presunta implicación en el caso 'Relámpago', Bárbara Rey por sus malentendidos con Hacienda o la gran Gracita Morales. Como ves, ¡no se libra nadie!