Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Derbi en el kiosco: Cristiano contra Messi

En abril Cristiano y Leo se verán las caras dos veces en los terrenos de juego. En el kiosco, GQ les ha montado su particular derbi: los dos iconos del fútbol protagonizan una doble portada para que elijas al que más te gusta.
Si no soportas ver a Mourinho y a Guardiola a todas horas en televisión tenemos muy malas noticias... abril trae debajo del brazo dos derbis entre el Real Madrid y el Barcelona. Se equivocan los que piensan que con tirar el televisor a la basura se terminará la pesadilla. Los kioscos también calientan el ambiente con sobredosis de fútbol. Una de las revistas que se ha apuntado al carro es GQ, que lleva en su nuevo número a  Ronaldo y Messi, en dos portadas diferentes y desplegables. Detrás del culé te encontrarás al merengue y viceversa.  No nos hemos resistido a destripar estos dos retratos.
Es fácil caer en la tentación de pensar que las fotos han sido realizadas con el maléfico propósito de que Ronaldo caiga un poco peor a los que ya les cae regular y Messi nos parezca un chico aún más majete de lo que ya es. Aunque la realidad no es tan cruel. La foto de Ronaldo ha sido reciclada de una sesión publicada el pasado verano en la franquicia británica de GQ. Así que las únicas fotos que verdaderamente son nuevas son las que Mariano Vicanco le ha realizado al futbolista del Barcelona, como demuestra la imagen que hemos visto en el Twitter del fotógrafo.
Total, que estamos ante un cara a cara amañado. Ni el portugués ni el argentino podían saber que terminarían compartiendo protagonismo en la revista. De haberlo sabido quizá el manager de Ronaldo les hubiese dado un toque a los chicos de GQ por mostrar a su protegido como un prepotente matón de discoteca frente a un dulce Messi. Y es que lo de usar un contrapicado con CR9 -un plano que nos colaca en situación de inferioridad frente al retratado- sólo puede tener un objetivo: resaltar la chulería de la que en ocasiones hace gala el delantero. Algo a lo que contribuye también la iluminación cenital empleada.
La foto parece premoritoria si tenemos en cuenta que fue publicada en el contexto del mundial de fútbol de Sudáfrica. Entonces Ronaldo se mostró tan prepotente como ineficaz en el terreno de juego. Por lo que hoy la toma tiene cierto aire de caricatura. Sobre todo si pensamos que pocos días después de marcharse de Sudáfrica los papparazzi le pillaron con esta cara en sus vacaciones.
Y es que lo de disfrazar malamente a Ronaldo en las sesiones de fotos en las que aparece es una obsesión de algunas editoriales y empresas de moda, como prueba la campaña que protagonizó para Armani hace unos meses. Nos parece mucho más auténtica la imagen que proyectaba en la portada de 2005 de la GQ portuguesa. En ella en vez de corbatas lucía unas cadenas que van mucho más con su aire de chico de barrio.
A Messi es mucho más difícil verle  fuera de la órbita de la prensa deportiva. Quizá por estar menos acostumbrado a posar en un plató, el fotógrafo ha optado por retratarle con una pose más o menos natural -aunque llama la atención ese aire de Beatle con el que le encontramos-. Al contrario de lo que pasa en la foto de CR9, se ha adoptado un clásico plano americano, y el retrato se ha realizado en exteriores y con luz natural. Es decir, que las dos imágenes se parecen lo que la noche al día.
El contraste entre ambos personajes es tan potente que casi se podría sospechar que al fotógrafo de Messi le explicaron que la foto iba a ser contrastada con la del portugués. Si así fuese, Mourinho podría pensar que al Barcelona además de favorecerle los arbitros también lo hacen los editores de prensa. De momento el resultado del duelo fotográfico está bastante claro: Messi gana por goleada a Ronaldo. ¿Será la suerte del principiante?