Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La supercámara de Iker y Sara

Muchos se preguntan qué cámara es ésa que llevan Sara e Iker por San Francisco adelante. Aquí la respuesta y unos consejos para sacarle partido.
Cuando uno gana un Mundial espera que le regalen jamones, no cámaras de fotos. Y es que no sabemos si el pedazo de máquina que llevan Iker Casillas y Sara Carbonero en sus vacaciones es un regalo o un capricho de la pareja. Sea como sea la verdad es que la elección es perfecta. Pues ese modelo -una Sony Nex recién aparecida en el mercado- logra fotos de calidad sin tener que llevar al hombro una pesada cámara réflex, como la de los paparazzis. Estamos seguros que a los que andan fotografiándoles se les han puesto los dientes largos, pues no han perdido detalle de cómo Iker dispara el juguete. Pero la máquina es tan nueva que aún no sabrán manejarla bien. Les damos unos consejos para que le saquen todo el partido.
La prensa recogió en mayo la noticia de que la empresa que creó la primera cámara digital comercial del mundo lanzaba su gama Nex. Cuando apareció Sony no podía imaginar que España ganaría el Mundial, que The Times lanzaría una campaña contra Sara Carbonero que la haría famosa en el mundo entero y que ella e Iker Casillas les iban a proporcionar una publicidad espectacular. Pues hay varias fotos de su escapada californiana en las que ambos aparecen con una Sony Nex 5, el modelo superior de la gama. Vamos, que la gente de la firma japonesa debe de estar frotándose las manos ante semejante promoción.
Desde aquí les pedimos que ya que les ha caído ese chollo les regalen el objetivo de 16 mm que comercializan, pues la cámara quedaría mucho más elegante con él puesto. Y es que la fea y enorme lente que lleva el kit básico -la que ellos usan- no hace que la máquina sea precisamente discreta. Y justo eso es lo que se espera de un trasto así.

Nuestra lección para la pareja

San Francisco tiene grandes posibilidades para traerse a casa fotos bastante buenas, sobre todo si uno se sube a sus colinas y quiere captar una panorámica en la que aparezca el famoso Golden Gate. Para eso conviene utilizar la función de barrido panorámico propia de la cámara, que es perfecta para captar enormes paisajes.
Es bastante sencilla de usar pues basta con activarla, en el modo normal o en el de tres dimensiones, y desplazar la cámara en horizontal mientras dispara tomas en ráfaga que se funden automáticamente en una foto de gran tamaño. Para inspirarse les animamos a echar un vistazo a algunas fotos hechas así con el juguete por los usuarios de Flickr.
Ya que la pareja tiene una máquina mucho mejor que la que usa a diario el fotógrafo Terry Richardson o la de las BlackBerry de Paris Hilton o Rania de Jordania ahora tienen que acostumbrarse a lo bueno. Con un móvil o una cámara compacta del montón cuando disparas con poca luz las fotos o salen movidas o borrosas. Con ese trasto eso no sucede y se pueden incluso captar sin flash fotos de noche o en la penumbra. Perfecta para paseos nocturnos.
Como la Sony es una cámara híbrida de fotos y vídeos seguro que también quieren llevarse imágenes en movimiento de los famosos tranvías de la ciudad o del algún espectáculo musical de los que abundan en la ciudad. Ya que están a pocos kilómetros de Silicon Valley y aprovechando que en la ciudad abundan las tiendas de cacharrería les será fácil hacerse con el micro estéreo que venden. Seguro que cuando lleguen a casa y la enchufen a la tele sus oídos lo agradecerán.
Nos encantaría ver todo lo que las tarjetas de memoria de ese trasto guardan en su interior. A la vuelta de las vacaciones puede ser el momento perfecto para que Iker venza su timidez y cuelgue en su Twitter (@icasillasf) algunas fotos de las que haga, pues hasta ahora sólo ha publicado imágenes disparadas por otros. Venga, que toca presumir de cámara.