Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Moda 'bluff online': comprar en internet puede ser una ganga... ¡y tu peor pesadilla!

timos onlinedivinity.es
Los hábitos de consumo han cambiado, las compras online se han convertido en una práctica habitual y 'bichear' en las redes en busca de chollos, en una actividad divertida. Pero internet es un gran mercado en el que cabe todo, desde verdaderas gangas hasta auténticas estafas: una oportunidad se puede convertir en pesadilla cuando ni la calidad ni la talla se corresponden con el pedido realizado. Una foto robada, una red social en la que anunciarse, precios irrisorios y millones de seguidores falsos son el reclamo perfecto para consumidores confiados.
El reclamo. ¿Quién se resiste a una bonita ganga publicitada en tu red social?
timos online
Es cierto que echar la culpa a Facebook es como echársela al cha-cha-chá, pero lo cierto es que en esta red social es en la que más se publicitan tiendas como Dress Lily, Tide Buy, Zaful, Rosegal, Sammy Dress, Nasty Dress, Rose Wholesale y otras tantas conectadas al gigante Chino del comercio electrónico Global Egrow. Su reclamo es utilizar imágenes robadas para vender ropa de imitación (no llegan ni a falsificaciones) de muy mala calidad, que tarda semanas en llegar a su destino (si llega) y de cuyo importe es casi imposible conseguir el reembolso en caso de intentar una devolución del producto.
Imágenes robadas de revistas, páginas web y otras redes sociales
timos online
Descubrir que las imágenes son robadas lleva su tiempo, pero con paciencia puedes descubrir que la foto pertenece a una revista, a Instagram e incluso a un catálogo de novias. Es el caso de esta modelo vestida de novia que aparece como reclamo en una de estas tiendas ganga, es originaria de la web Berta Bridal, el vestido pertenece a su colección de 2014 y su precio, el de verdad, es de unos 4.000 euros. Por supuesto la compra online del vestido a precio irrisorio resultó una verdadera catástrofe.
Los anuncios en Facebook, un coladero barato para estas tiendas
timos online
Resulta curioso que esto suceda precisamente en Facebook, una red especialmente vigilante con sus contenidos -concretamente con lo que consideran pornografía en Instagram- y donde la mayoría de los consumidores insatisfechos vuelcan sus malas experiencias (páginas como Knock Off Nightmares o Rosewholesale Scam son un ejemplo). Pero para Facebook es una importante fuente de ingresos y a las empresas les sale más barato que anunciarse en páginas de revistas o en la televisión.
Hay que añadir que la ausencia de comentarios negativos, se supone que eliminados por las propias tiendas, y el llamativo número de seguidores y “me gusta” que llegan a acumular (Dress Lily más de 7 millones y Rosegal más de 8 millones) suponen una “garantía” adicional para el consumidor.
¡Qué horror, lo que compras y lo que recibes apenas se parecen!
timos online
Muchas, muchísimas, son las decepciones tras comprar en páginas que no tienen tu plena confianza. Semanas de espera, baja calidad, malas terminaciones, agujeros, desgarros, tallas minúsculas (incluso de niña de 10 años) y hasta recibir una prenda diferente a la que se ha comprado, son las quejas más frecuentes que aparecen en las redes sociales. El problema llega cuando quieres devolver la prenda y recuperar tu dinero. No existe el servicio posventa porque los teléfonos y correos electrónicos de servicio al cliente son falsos.
Varios consejos para evitar el fraude en las compras por internet
timos online
Para evitar este tipo de estafas, existen algunas recomendaciones que puedes seguir antes de realizar una compra online. Si no conoces la tienda y es tu primera compra, debes tomar ciertas precauciones como verificar su registro, consultar referencias sobre la misma en Internet (el sitio www.defraudadores.com te puede proporcionar mucha información sobre consumidores estafados), leer la letra pequeña (es la que suele contener la estafa), realizar el pago con PayPal (no es infalible pero disminuye los riesgos) y, llegado el caso, denunciar. Lo normal es que no seas la primera persona que no recibe el producto o que intenta sin éxito el reembolso cuando lo adquirido no cumple las calidades estipuladas en la página de venta y es importante que se denuncien este tipo de fraudes para hacer de Internet un lugar más seguro.