Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El del príncipe George y otros batines divinity: no podrás resistirte

batasdivinity.es
Los Obama quisieron conocer al príncipe George. El hijo mayor de los duques de Cambridge acababa de despertarse de la siesta (ojo a los coloretes) y recibió al presidente de Estados Unidos y su esposa en bata, pijama y zapatillas. Hemos decubierto, por cierto, que es de la marca 'My 1 years', cuesta unos treinta y cinco euros y el modelo (con el nombre impreso) se ha agotado a las pocas horas. Inspirados por su momentazo, vamos a repasar las batas y batines más divinity. Hay uno para cada tipo de mujer: para las más cinéfilas y soñadoras, las prágmáticas, las que apuestan sí o sí por lo sexys, las más creativas... y hasta para las que no las soportan.
Batas para mujeres prácticas: imprescindible que sean cómodas y calentitas
batas
Resulta curioso ver en bata a actrices con tanto glamour como Scarlett Johansson, Naomi Watts o Blake Lively, pero es que son imprescindibles para ellas en el set de rodaje durante los tiempos muertos que se suceden entre toma y toma. El tejido polar, con todos sus beneficios (suave, cálido, ligero, lavable, aislante…), ha sido el último en incorporarse a las tradicionales batas invernales de guata y pirineo. Las de guata, con propiedades similares al tejido polar, y pirineo, un tejido de punto perchado (cepillado o cardado por una de las caras hasta conseguir un efecto de pelo suave), empiezan a ser un recuerdo de otras épocas al que muy pocas mujeres dan nuevas oportunidades.
El salto de cama: una prenda glamurosa del Hollywood de los 30, 40 y 50
batas
El ‘negligee’ es una prenda propia del cine clásico que popularizaron mujeres como Carole Landis, Lana Turner, Rita Hayworth y otras tantas ‘vamps’ de los años 30, los 40 y 50. Es una bata femenina de tejido muy ligero (batista, muselina, gasa, raso o satén) que se utilizaba sobre el camisón y exclusivamente para levantarse de la cama mientras se arreglaban en su habitación antes de desayunar, pues era considerada parte de la ropa interior. No es una prenda demasiado útil, aunque nadie puede negar la carga erótica que tuvieron en otros tiempos.
Batín sexy: empacho de raso rosa en el ‘backstage’ de Victoria’s Secret
batas
Mientras se visten, maquillan y peinan, las llamadas ángeles de Victoria’s Secret tienen por costumbre hacerse fotos de esta guisa: con rulos y en bata. A cualquier humana le daría bastante reparo posar con esta indumentaria, pero cuando lo hacen las mejores modelos del mundo, ni la bata ni los rulos les retan un ápice de glamur. Ellas son el perfecto reclamo para hacerte con una de la última colección, aunque tal vez sea mejor que te ahorres lo de la foto con rulos y redecilla.
Batas que salen de paseo: chicas creativas que saltan de la cama a la calle
batas
Seguro que a estas alturas no te pilla de sorpresa que el pijama sea la última tendencia en lo que a ropa de calle se refiere, pues ahora también la bata se une a la moda de pasear con prendas de estar por casa. Lamentable o afortunadamente no todo vale: Kim Kardashian apuesta por un diseño de alta costura de Ulyana Seergenko, Lady Gaga con una de estilo 'vintage' emula a la propia Cher con pelucón incluido y Rihanna, con vestido firmado por Dries Van Noten, se va de boda con la bata puesta. Nadie dijo que salir en bata con estilo fuera fácil.
Si no te gustan las batas, pásate al modelo kimono de Downton Abbey
batas
El estilo de la primera década del siglo XX ha sido revisado por muchos diseñadores tras el éxito de la serie Downton Abbey. De su vestuario destacan las puntillas y encajes de los vestidos, pero hoy ponemos el ojo en los kimonos de Mary y Edith. Son las batas de las hermanas Crawley, aunque cualquiera en pleno siglo XXI los usaría como abrigo de verano para ir de fiesta. Si no te gustan las batas, batines y saltos de cama, seguro que estos kimonos están hechos para ti.