Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Marc Piqué, el desconocido hermano pequeño de Gerard Piqué

Marc PiquéTon Vilanova
De la familia Piqué-Mebarak sabemos casi todo: Gerard es una estrella en el campo de fútbol, Shakira es una estrella en los conciertos y Milan es una estrella en las redes sociales. De la familia Piqué-Bernabéu hemos ido teniendo noticias poco a poco. Descubrimos que el padre, Joan, es empresario, motero y bastante buen escritor; la madre, Montserrat, es una prestigiosa doctora en el Instituto Guttmann…. Hasta sabemos de la abuela Lina, la tierna prima Montse o el abuelo Amador pero, ¡qué poco sabemos del único hermano de Gerard, Marc Piqué! Hay que ponerle remedio ya. 
Imaginaos que vuestro hermano es campeón del Mundo, campeón de Europa, uno de los mejores defensas del momento y además está saliendo con una superstar internacional que ha vendido más de 70 millones de discos. O te escondes en una madriguera o te haces más fuerte.
Marc Piqué nació el año más importante de la historia reciente de la ciudad en la que reside: en 1992 eran los Juegos Olímpicos y Gerard Piqué tenía su primer y único hermano. Las comparaciones entre ambos surgieron desde la infancia, pero también el cariño fraternal.
El propio Gerard asegura que "no debe de ser fácil ser mi hermano pequeño, pero Marc es un crack", consciente de que su fama alcanza muchas veces y sin quererlo a sus más allegados. Quienes los conocen dicen que son como la noche y el día: el pequeño es la calma personificada y el mayor no para ni un momento quieto.

A Marc también le gustaba jugar al fútbol y no lo hacía mal, pero el apellido fue en su contra: "Le comparaban siempre con su hermano, y eso, se quiera o no, era difícil de llevar", reconoce su padre. Así que decidió dejar el balón para las pachangas con los amigos y dedicarse a los estudios. A sus 21 años se está sacando Administración y Dirección de Empresas en el Instituto Químico de Sarriá.También Gerard recibe clases particulares de economía y finanzas para labrarse un futuro cuando cuelgue las botas, así que suponemos que se podrán pasar los apuntes.

Pero la relación con su hermano nunca se ha resentido por las comparaciones, al revés, se ha hecho más fuerte. Cuando Gerard siendo apenas un adolescente se fue a jugar al Manchester United, Marc lo pasó realmente mal. "Al regreso, Gerard empezó a ejercer de hermano mayor, ¡y ahora lo mima y le regaña más que yo!", se sorprende Montse, la madre de esta dupla.
En su casi inédito Twitter (@M_pique), con apenas 18 tuits en un año de vida pero con más de once mil seguidores, el apoyo a su hermano mayor es total. Celebró con su él sus 25 años de socio en el FC Barcelona (gracias a su abuelo Amador, que fue vicepresidente de la entidad), le ha acompañado a la gala del Balón de Oro y, por supuesto, apoya a sus compañeros de banquillo que han pasado por momentos difíciles durante la temporada como Puyol o el entrenador Tito Vilanova.

Como a todos los miembros de la familia, se le cae la baba con el pequeño Milan Piqué Mebarak, al que fue a conocer a los pocos días de nacer. Tampoco se ha perdido cada una de las presentaciones de los libros de su padre, donde han mostrado que son una familia muy unida y que se muestra natural ante los medios.
Entre sus aficiones está la competición el motociclismo, tradición que les ha transmitido Joan y que comparten ambos hermanos: su ídolo y amigo, Marc Márquez. Le gusta incluso Risto Mejide, al que retuiteó con motivo del Día Mundial contra el cáncer de mamá.

Ya conocemos un poco más al pequeño de los Piqué Bernabéu, sólo falta que se deje ver un poco más y le de caña a ese apático Twitter para que sea otra estrella más en los retratos de familia.