Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bee Shaffer, la hija de ‘El Diablo’ que más manda en el mundo de la moda

Bee ShafferTon Vilanova
'¿Quién es esa triste personita?' No, no nos referimos a la chica aburrida que sale junto a la de las gafas enormes con cara de borde. Esta es una de las frases más célebres de la película ‘El Diablo viste de Prada’, donde se retrataba el ambiente en las revistas de moda y más en concreto el carácter dominante de Anna Wintour, la editora jefe de la edición estadounidense de Vogue. Pues he aquí ella y su hijita, Bee Shaffer, la única persona capaz de soportarla y que está destinada a ser su heredera.
Bee Shaffer
Tiene 26 años, vive en Nueva York y en su armario hay trajes de Prada, Balenciaga o Valentino. Se codea con estrellas de la música, del cine, los mejores fotógrafos, los principales diseñadores, las modelos más influyentes y los artistas más prometedores. Acude a las fiestas de más postín de la ciudad de los rascacielos y su presencia en los photocalls o el front row es sinónimo de 'justo aquí es donde había que estar'… y sin embargo, no ha hecho nada por ello.
Bee Shaffer
Bueno sí, nació de las entrañas de las exquisita Anna Wintour y absorbió desde niña todo el estilo de la editora jefe más famosa de Vogue. Bee Shaffer, de nombre real Katherine, es la benjamina de la Wintour, madre de otro hijo llamado Charles (28 años) junto a su primer marido, David Shaffer, psicólogo infantil en el Hospital New York Presbyterian.
Bee Shaffer
Bee tenía apenas 12 años cuando toda la prensa se centró en los problemas maritales de sus padres, con un rico millonario texano de por medio con el que finalmente se quedó Anna. La prensa sensacionalista le tenía ganas a este “diablo” de la moda que siempre ha mirado por encima del hombro al resto de la profesión.
Tampoco el cine fue precisamente diligente con la editora. Meryl Streep bordó el papel de jefa déspota y malhumorada de ‘El Diablo viste de Prada’, basada en el best seller del mismo nombre y que estaba basado en la relación de un trabajadora de Vogue con Anna.
Bee Shaffer
Una “mala” fama que no hizo sino aumentar su importancia en el mundo de la moda, que late al ritmo de sus opiniones y caprichos. Bee le acompaña a todo tipo de eventos desde muy joven pero tiene una opinión bien clara sobre todo lo que le rodea: “La moda me parece divertida pero no podría estar hablando de eso todo el día”.
Bee Shaffer
Una heredera rebelde que sin embargo ha hecho sus pinitos como editora. Con apenas 17 años colaboró en la edición de Teen Vogue y, mientras estudiaba en la Universidad de Columbia, escribió una columna de estilo para el Daily Telegraph.
“No quiero conseguir un trabajo sólo por ella. No quiero llegar a los 30 años y tener que decirle, mamá ¿me puedes conseguir una entrevista de trabajo?”
Bee Shaffer
Por eso, cuando se graduó comenzó a trabajar en la web CollageHumor como asistente de Ricky Van Veen, el co-fundador de la página. Pero sus pasos pronto se enfocaron hacia el mundo de la televisión. Ha trabajado en la serie ‘Glee’ junto a Ryan Murphy y desde hace tres meses pertenece al equipo del Late Night de Seth Mayers, que será el nuevo conductor del mítico espacio de la NBC.
Bee Shaffer
Por ese motivo ha tenido que dejar el glamour de las avenidas de NYC por las soleadas playas de Los Angeles, que tampoco está nada mal. Además recientemente ha cortado con su novio, Jake Hurwitz, un guionista con el que llevaba dos años y que conoció en su primer empleo.
A diferencia de otras jóvenes locas por la moda, Bee no presta demasiada atención a las redes sociales… excepto Instagram, donde tiene 14.000 followers que disfrutan con sus selfies, sus mensajes de cariño y se enteran incluso que su señora madre se ha desecho del árbol de Navidad antes de tiempo porque “estaba muy desordenado”.
Bee Shaffer
Ni zapatos, ni bolsos ni joyas... el mejor complemento de Anna Wintour en sus apariciones públicas es su hija, siempre perfecta en un estilo muy lady: vestiditos cortos estampados y salones de color para el día, trajes de princesa con escote corazón para la noche.
Bee Shaffer
“No me siento para nada distinta al resto cuando estoy con mis amigas, pero si voy a una fiesta importante o a un desfile de moda, tengo muy claro que la única razón por la que estoy ahí es porque soy la hija de Anna Wintour. Puede ser frustrante”.