Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nos subimos al coche de Carlos Sainz Jr

Carlos Sainz JrTon Vilanova
Cuantas alegrías nos están dando los jóvenes deportistas españoles esta temporada, y no sólo en las competiciones. El último en sumarse a la lista de grandes descubrimentos es Carlos Sainz Jr, hijo como no podría ser otra manera del campeón de rallies Carlos Sainz. Desde los 7 años lleva pegado a un volante y ahora recoge los frutos de todo ese esfuerzo consiguiendo buenos resultados en las GP3 series. Pero sólo arrasa en los circuitos...
No sé muy bien por qué pero el otro día me describí a mi mismo entre las páginas de un periódico deportivo, cosa insólita, y poniéndole mucho interés. La noticia decía que el hijo de Carlos Sainz había sorprendido a sus rivales en las World Series de Mónaco con un sexto puesto y la bombilla se me encendió (pasa poco): Mónaco, hijo de, jovencito y guapo. Aquí hay donde indagar.

Ya ha quedado clara nuestra debilidad por los pilotos de Moto GP o por Roberto Merhi, pero a partir de ahora tendremos que seguir muy de cerca a Carlos Sainz Jr, que promete dar grandes alegrías a los aficionados al motor y a las aficionadas a los deportistas.
Carlos nació en Madrid el 1 de septiembre de 1994 y desde muy pequeño ha vivido el deporte del motor de forma natural. Su padre, con el que guarda un gran parecido, fue pionero en España al ganar dos veces el Mundial de rallies (1990 y 1992) y del Dakar (2010) y todo el mundo le recuerda además por aquel célebre “Carlos, arráncalo Dios” que le gritaba su copiloto, Luis Moya.

A los 7 años, Carlos Sainz Jr ya estaba embutido en un mono de piloto y conduciendo Karts en el circuito indoor de su padre en Las Rozas, aunque tan sólo de forma aficionada. No es hasta el verano de 2005, cuando el chaval cumple los 11, cuando comienza a competir con el permiso de su padre. Grandes campeonatos y excelentes actuaciones en los grandes escenarios del moto internacional confirmaban que el joven había heredado el talento de su progenitor.

Sainz Jr sigue la tradición pero la actualiza; él prefiere los coches de Fórmula 1 a los de rallies. En el año de su debut con un Fórmula 3, en 2012, se hacía con una brillante victoria en el mítico Circuito de Spa (Bélgica), la primera de las cuatro que consiguió en una temporada en la que acabó siendo sexto en el Campeonato Británico de Fórmula 3 y quinto en el Campeonato Europeo de la FIA.
Un buen trampolín para que en este 2013 entre a formar parte de la parrilla de las GP3 Series con el equipo MW Arden. El sigue siendo piloto del Red Bull Junior Team, la cantera más importante para llegar un día a hacer su sueño realidad: ser campeón de Fórmula 1.

Pero además de por su carrerón, si hay algo que nos gusta mucho de Carlos es su Twitter (@carlosainz), la plataforma perfecta para darse a conocer. Gracias a él hemos descubierto el lado más divertido del piloto, que no tiene problema en cambiar el veloz monoplaza por uno mucho más animado...

A sus 19 años, Carlos es un chaval que vive por y para su oficio. En su cuenta podemos ver cómo se prepara para cada prueba y la intensidad con la que vive cualquiera de las pruebas. Dentro de su preparación se incluyen sesiones maratonianas de ejercicio físico, para el que se equipa como un profesional más. Menudo placer debe ser ir con la bici en este circuito completamente desierto.

Además, podemos comprobar que la relación con su padre es excelente, aunque algo de pique deportivo hay... al menos jugando al tenis, uno de los hobbies de ambos.

Tampoco le hace un feo a un buen partido de fútbol, sobre todo si el que le invita es uno de sus ídolos, Fernando Alonso, y se disputa con otras estrellas de la Fórmula 1 en el estadio del Mónaco. Él mismo comenta que es el mejor partido que ha jugado en su vida... ¿le haría algún regate a Hamilton?

El destino dirá si estamos ante un campeón de la talla de su progenitor, de momento ha cogido la carretera adecuada para llevar a buena meta todos sus sueños.