Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lafuente sueña con los Mandalas en un invierno blanco y puro con el corazón encendido de buganvillas

María Lafuente. CON HILO
Mujeres limpias de lana blanca atraviesan un bosque nocturno que huele a buganvillas. Así son los sueños de Lafuente. Del blanco karma, a la negra noche. Ciclos de vida. De los inicios al infinito. Espíritus mandalas, guerreros del tiempo. Diosas puras que respiran polvos de oro. Así es su colección Oyrá y Borá.
Puntadas María Lafuente
Arquitecturas en lana cruda, crepes cortados al láser, paños ricos que pasan del crema al cereza y a un eterno buganvila. Pieles naturales y teñidas. Puntos y crepes ligeros que viajan del blanco al negro representado la luz y la oscuridad. La vida.
Puntadas María Lafuente

Complementos de resina, obras del artista Alberto Rodríguez Serrano, en escotes que se vuelven paisajes.

Puntadas María Lafuente

Estampados mandalas geométricos, obra de J. Morgan, en tejidos que se convierten en lienzos.
Puntadas de María Lafuente

Guerreros históricos que protegen sueños y vigilan la noche.
Puntadas María Lafuente
María Lafuente sigue soñando. Y soñar es seguir caminando.
*Organización del desfile Ana Torregrosa (producción) y Mariano Olmedo (comunicación y backstage) de la agencia The Shopping Stage