Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cantantes rubias, morenas y viceversa

Un nuevo lanzamiento discográfico tiene más fuerza si va acompañado de un cambio de look. El color del pelo siempre es un buen aliciente. La última en cambiar radicalmente de tono capilar ha sido Virginia Maestro, también conocida como Labuat. La ex triunfita vuelve al mercado discográfico convertida en una ambiciosa rubia.
Blondies
No ha sido la primera, ni mucho menos, que se ha servido del oxigenamiento capilar para alcanzar el éxito. Shakira, sin ir más lejos, se tiñó el pelo a lo Barbie para su primer disco internacional. Y así se ha quedado: lejos está aquella ‘hippilondia’ morena que cantaba “Ciega Sordomuda” o “Dónde están los ladrones”.
Blondies
Antes que ellas ya hubo otras famosas que optaron por el rubio para triunfar. Además del caso evidente de Madonna, otras artistas lo intentaron con mayor o menor éxito. Lindsay Lohan hizo lo propio para su segundo álbum como cantante, “A Little more Personal”.
Blondies
Este juego no entiende de edad: Una morena de toda la vida como es Cher editó  rubia platino su último CD hasta la fecha, ‘Living Proof’. En España, antes que Labuat, Rosa López se pasó al rubio para el lanzamiento de su anterior disco, “Propiedad de nadie”. 
Blondies
El camino inverso
Las rubias también han dado el paso para convertirse en morenas para alcanzar la gloria. El mejor ejemplo es el de Sofía Vergara, que siempre cuenta que tuvo que ocultar su rubio natural para que en Hollywood la tomara en cuenta. Desde que se potenció oscureciendo su rostro sus facciones latinas es la reina del cotarro.
Blondies
Britney Spears, ahora de nuevo con el pelo oscuro, reapareció convertida en morenaza para su disco ‘Blackout’. En España el mejor ejemplo es el de Soraya Arnelas, que se transformó para su disco de versiones ochenteras, el de mayor éxito de su carrera.