Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Kate Moss y el avión y otras celebrities aficionadas al "la he liao parda"

En nuestro recurrente paseo por el maravilloso mundo de las miserias de los VIPs, hoy nos paramos en aquellos momentos en los que el civismo, la educación y la finura no han caracterizado el comportamiento de las celebrities . Meadas en público, pérdidas de nervios, atropellos y ‘montadas de pollo’ diversas. La reinvención del concepto ‘escándalo público’ de la mano de famosos, populares y televisivos. La última en liarla parda, Kate Moss.
Escándalos de altos vuelos o ¿liarla por un sandwich?
Los aviones y aeropuertos son lugares donde nuestros famosos gustan de perder la compostura y montar el pollo. Sin ir más lejos, una pasajera con comportamiento errático durante el vuelo ha tenido que ser escoltada por la policía: la mismísima Kate Moss, que se ha hecho 'un Melendi' en un vuelo con destino Londres. "Ella y su amiga estaban armando un escándalo porque se había acabado el tipo de sándwich que quería. Gritaban mucho, en un claro estado de embriaguez", declara una fuente en el periódico The Sun. 
Naomi Campbell salió de un vuelo de British Airways esposada tras haber insultado a la tripulación y escupido a un policía. Al parecer la diosa de ébano perdió los nervios tras enterarse que le habían perdido las maletas.
kate moss
Britney también se mostró “mundana y ordinaria” a bordo de un avión. La cantante decidió quedarse descalza en uno de sus viajes en avión y el olor que desprendieron sus extremidades inferiores molestó a tanto al resto de pasajeros que estos protestaron al equipo de a bordo. Al final, una azafata tuvo que pedir amablemente a la estrella que se volviera a poner los zapatos
Peleas callejeras
Los fashion y lo cani no está tan lejos como creemos: las peleas callejeras de los más ‘fisnos’ del panorama divinity están a la orden del día. El príncipe Carlos Felipe de Suecia se vio inmerso en una pelea a la salida de una discoteca en Cannes el pasado verano cuando iba acompañado de su novia, la ex actriz porno Sofía Hellqvis.
parda
Bustamante es otro divi-famoso con malas pulgas. El equipo en el que jugaba semanalmente pachangas de Fútbol 7 decidió expulsar al cantante del campeonato el pasado mes de noviembre después de que se peleara con jugadores del combinado rival. Y es que cuando el cántabro pierde los nervios…
parda
Conductores ‘ejemplares’
Cristiano Ronaldo perdió recientemente seis puntazos de su carné de conducir cuando la policía lo pescó conduciendo a toda velocidad por la Milla de Oro de Madrid. Ronaldo salió del restaurante Kabuki en su flamante coche a toda velocidad y casi atropella a un fotógrafo. La  Policía, que se pispó de todo, siguió al futbolista portugués y le dio el alto. El jugador merengue no tuvo más remedio que detener el vehículo y apechugar con las consecuencias.
parda
Lindsay Lohan es otro peligro al volante. El pasado mes de septiembre la protagonista de ‘Chicas Malas’ atropelló a un hombre cuando iba a entrar en el parking de su hotel en Nueva York y se dio a fuga después. Como no podría ser de otra manera la actriz acabó detenida por enésima vez por su “comportamiento no ejemplar”.
Hoteles destrozados
Hay famosos que no saben comportarse en los hoteles en los que se alojan. Es el caso de los Jonas Brothers que en 2009 tuvieron que abonar 15.000 libras a un hotel por haberles destrozado la habitación. El grupo destruyó “literalmente” el cuarto en el que quedaron hospedados. “Joe y Nick rompieron, todo, no dejaron nada en buen estado en todo el cuarto de la habitación. No creo que podamos volver allí!”, dijo Kevin Jonas.
parda
Otro que no sabe comportarse en los hoteles es el rockero Andrés Calamaro. En 2009, cuando Calamaro regresó a su habitación tras dar un concierto en México notó que le faltaba un ordenador portátil, por lo que bajó a reclamar a los responsables del hotel, quienes negaron los hechos. Después, "Calamaro regresó a su habitación y como muestra de descontento la destrozó", detallaron fuentes policiales que añadieron que estaba en estado de embriaguez.
Las aguas menores de las altezas reales
parda
Hay un dicho popular que reza ‘Caga el rey y caga el Papa, de cagar nadie se escapa’. Pues algunas casas reales parecen empeñadas en hacernos saber que por lo menos “mear” sí que lo hacen. Las imágenes de Ernesto de Hannover miccionando en la Exposición Internacional que se celebró en Alemania hace una década o el Príncipe Guillermo, colita en mano, destensionando la uretra o Federico de Dinamarca echando aguas menores por la cubierta de un barco evidenciaron que el buen funcionamiento del sistema renal y la falta de pudor y educación no tienen nada que ver.