Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Economía VIP: los famosos venden sus recuerdos a cambio de liquidez

Tras otras exitosas entradas en las que recordaba los famosos que se han tenido que apuntar a la cola del paro o analizaba el estallido de la burbuja inmobiliaria VIP, las Oteradas y su vocación de servicio público continúan con su información sobre economía famosil: hoy abordamos cómo las celebrities buscan cash vendiendo sus recuerdos en el mercado de la segunda mano.
El caso de Sergi Arola, que vende su moto en Twitter, ha sido el último aunque no el único. El cocinero-coach del reality show ‘Esta cocina es un infierno’ pasa por un importante bache económico (Hacienda le ha precintado su restaurante por una cuantiosa deuda económica) y el chef busca liquidez de manera desesperada.
SEGUNDA
"Queridos todos, me veo obligado a vender mi pequeña", publicaba el cocinero catalán en un tuit, también traducido al inglés, en el que adjuntaba una fotografía suya junto a su Harley Davidson y un número de contacto para los interesados en su compra.
Lo mismo le ha pasado al matrimonio conformado por Mar Flores y Javier Merino. Los problemas financieros parecen haberse asentado en el seno de la pareja que ve como sus negocios flojean y, además, Hacienda les reclama importantes sumas de dinero. Según informaba Vanitatis, además de otros ajustes, el esposo de ‘La Flor de Usera’ decidió vender su yate valorado en seis millones de euros.
Aristócratas sin 'cash'
La baronesa Thyssen también ha padecido problemas de liquidez y se ha visto obligada a vender un cuadro para obtener cash. La suegra de Blanca Cuesta subastó un cuadro de su colección privada, 'The Lock', uno de los cuadros más importantes del artista británico John Constable, para conseguir efectivo.
SEGUNDA
"Me da mucha pena venderlo, he tardado años en dar el paso, pero la crisis nos afecta a todos y necesito liquidez", declaró la pasada primavera la baronesa, coleccionista, mecenas, actriz y ex miss España.
La baronesa no es la única aristócrata con problemas financieros. La Casa de Alba pasa un momento complicado y por eso subastó el pasado mes de mayo un conjunto de piezas de art déco que el padre de la doña Cayetana había encargado en los años veinte al diseñador Albert Rateau. Según informaba la prensa, estos muebles se adquirieron en su día para decorar el famoso Palacio de Liria.
SEGUNDA
Soraya y Lindsay venden su ropa
Soraya Arnelas también se deshizo de uno de los recuerdos más importantes de su carrera para conseguir financiar su último videoclip. La cantante de Valencia de Alcántara vendió por 300 euros los zapatos con los que fue al Festival de Eurovisión en el año 2009.
Lindsay Lohan también puso a la venta su ropa más icónica. Según contaba el portal estadounidense Radar Online, la actriz, necesitada de dinero en efectivo, envió a su hermana pequeña, de 18 años, a vender sus modelitos de marca a tiendas de segunda mano de Los Angeles. La joven Ali Lohan fue vista entrando a la famosa tienda ‘Wasteland’ cargada con ropa, zapatos y accesorios, todo de diseñador.
Los casos de Raquel Sánchez-Silva y Alaska
No todas las famosas venden sus bienes por necesidad financiera, algunas sólo lo hacen para quitarse de enmedio unos trastos y recuperar la inversión. La presentadora Raquel Sánchez Silva realizó una venta de recuerdos la pasada primavera. La comunicadora colaboró en un mercadillo con su amigo el diseñador Ion Fiz para dar salida a parte de los recuerdos recogidos a lo largo y ancho del planeta gracias a los programas que ha presentado en Cuatro como ‘Pekín Express’, ‘Expedición Imposible’ o ‘Perdidos en la Tribu’.
SEGUNDA
A precios muy competitivos, Raquel puso a la venta todo tipo de exóticos productos: algunos de sus fulares de la India a 6 euros, piezas de bisutería por 20 o ropa lucida por ella por menos de 30 euros: "Camisas bonitas, bonitas y también mis mejores vestidos de fiesta y algunos de mis recuerdos del viaje a Pekín. Maletas, telas, alfombras...", escribía en abril en su Tuiter.
SEGUNDA
En la última temporada de 'Alaska y Mario" la pareja organizó una subasta para quitarse de en medio unos cuantos trastos, que en absoluto es la primera organizada por la intérprete de 'Me odio cuando miento'. En 2010 la cantante vendió a través de eBay varios recuerdos como una chaqueta de D&G, vestidos y viejos discos. En aquella ocasión los beneficios no se destinaron (al menos, públicamente) a ninguna organización benéfica y es que, aunque no sea por necesidad, un dinerito extra siempre viene bien.