Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Vips anti-foodies: estos son los famosos que peor cocinan

COCINACarlos Otero
La gastronomía está de moda: los talents de cocina lideran los rankings de audiencia, Divinity estrena temporada de 'En mi cocina mando yo', los cocineros tienen tanto tirón como las estrellas del rock y los famosos presumen de sus aptitudes ‘foodies’ en redes sociales. Pero hoy quiero darle la vuelta a la tortilla –nunca mejor dicho- y sacar a la luz a esas celebridades que son unas auténticas asesinas de la cocina, que detestan ponerse a los fogones o que lo hacen fatal.
Francisco Rivera, ni un huevo frito
COCINA
España entera pudo ver en el programa de entrevistas de Bertín Osborne de Telecinco, Mi casa es la tuya la nula destreza del maestro Francisco Rivera en los fogones. El primogénito de Carmina Ordóñez y Paquirri no supo hacer a derechas ni unos sencillos huevos fritos con patatas: cortó las patatas ‘malamente’ y ni siquiera sabía encender el fogón de su propia casa. El resultado, unos huevos fritos incomibles. ¡Que ya es difícil!
Ana Obregón y su horrible paella a Spielberg
COCINA
 
La paella más famosa del mundo del cuore es la que le hizo Ana Obregón a Steven Spielberg. Aunque la única realidad es que tan célebre plato estaba “repugnante” como confiesa la bióloga madrileña. Anita y el cineasta se conocieron cuando la también actriz hacía las américas y protagonizó la película ‘Bolero’. El director invitó a la presentadora de ‘Qué Apostamos’ a su casa y a la Obregón no se le ocurrió otra cosa que hacer patria cocinando una paella sin tener ni idea: “Mi madre me dijo cómo hacerla y se me olvidaron las notas. Además, se fue la luz. La paella era lo más repugnante, pero estuvo educadísimo. No me salió ni amarillo el arroz”, cuenta divertida.
El ‘disaster’ en la cocina de Pablo Alborán 

#disaster

Una publicación compartida de Pablo Alborán (@pabloalboran) el 8 de Jun de 2017 a la(s) 11:39 PDT

 #Disaster. Con hashtag y sin más explicaciones. Así ha contado en redes sociales Pablo Alborán su última incursión entre fogones. El malagueño es un auténtico maestro componiendo letras que rompen el alma, pero El Señor no le ha llamado por la senda de la gastronomía. A pesar de ello el cantante lo intenta y ha publicado en más de una ocasión alguna instantánea intentando elaborar algo mínimamente comestible.
Iker Casillas: “Para cocinar mal, mejor no hacerlo”
COCINA
 
El marido de Sara Carbonero es un auténtico paquete entre fogones. Por no saber no sabe ni ponerse un delantal. El guardameta de Móstoles no tiene ni idea de donde guarda su mujer los utensilios de cocina y no tiene reparo en admitir sus nulas cualidades: “para cocinar mal, prefiero no hacerlo”.
Mario Vaquerizo, una ensalada como mucho
COCINA
 
Alaska, como Sara Carbonero, tampoco está casada con un crack de la cocina. El líder de las Nancys Rubias no tiene ni pajolera idea de guisar y deja esas labores a su mujer. Como mucho es capaz de organizar una ensalada y cuanto más sencilla, mejor. Sus gustos gastronómicas tampoco coinciden con la tradicional idea del gourmet: su plato favorito es una hamburguesa doble Whopper con queso y bacon.
Esperanza Aguirre, la destrozarecetas
COCINA
 
En el programa de Bertín Osborne también hemos podido comprobar que entre las múltiples cualidades de Esperanza Aguirre no destaca la de la cocina. La ex lideresa del PP madrileño intentó cocinar una receta de su suegra que terminó destrozando: arroz con jamón. El resultado final rozó lo lamentable: el arroz quedó duro, la cebolla quemada y el tomate en exceso.
María Patiño: “No soy buena cocinera”
COCINA
 
La periodista María Patiño es clara y concisa. La colaboradora de ‘Sálvame’ reconoce que la gastronomía no es su fuerte. “Cocinar me estresa”, explica la también presentadora suplente.