Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Paulina, Paulina...lo de Colate se veía venir

Querida Paulina
Esto, no es por nada, pero se veía venir. Y, en fin, no sé qué pensarás tu, pero tampoco me parece tan grave como algunos dicen. Hay miles de mujeres que piden una pensión compensatoria por haber tenido que dejar de lado su carrera para consagrar su vida a su pareja así que no sé porqué nos llevamos las manos a la cabeza porque Colate le pida algo parecido. Hombre, en este caso hay algunos datos que no acaban de casar.
Lo cierto es que nunca hemos tenido demasiado claro a qué se dedicaba pero bueno, esto también pasa con algunas ex de millonarios que no sé, se dedican a presuntamente diseñar pulseritas o a desfilar en actos benéficos y se quejan de haber dejado una carrera muy brillante por sus maridos. Colate sí hacía bastante mas. Aunque lo cierto es cuando mas le lució es cuando estuvo contigo y este dinero que pide a lo mejor se podría considerar algo así como una indemnización por despido.
De todas formas, Paulina, tienes que tener en cuenta que esto de ser una mujer de súper éxito es complicado. De repente os toca asumir un papel que hasta hace poco sólo les correspondía a los hombres. De hecho, llevo un rato intentando pensar en refranes que hablen de este asunto y sólo me salen los relacionados con los hombres. El más evidente es ese con rima tan fina que dice: “donde tengas las olla no metas el órgano genital masculino (es decir, una palabra que empieza con p y que rima con olla). La vida nos da lecciones y, tú, Paulina, deberías haber aprendido de otra gran diva del pop, Madonna, que se ha llevado palos considerables con este asunto.
Tu no te preocupes Paulina, que todo lo que se pueda arreglar con dinero tiene solución. Normalmente. De todas formas, todo esto, te lo digo, ya lo veíamos venir.