Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Querida Xisca: en el Roland Garrós vimos que habías pasado de niña a mujer y nos gustó

"Que tiemblen las groupies de Rafa que pensaban que eras una mosquita muerta"
Querida Xisca:
Se veía venir...
Has tardado un poco, pero esto se veía venir. Mira que siempre nos has gustado como eras. Tan discreta, tan modosita, tan acorde con tu edad, tan educada. Tan distinta a la mayoría de las novias de los deportistas, todas ellas tan escotadas, tan taconadas tan minifaldeadas, tan siliconadas y tan atiborradas de botox. Era una gloria verte natural, espontánea y enamorada, viendo a tu chico ganar e incluso perder. Eras el ejemplo del amor juvenil, puro. El apoyo perfecto para ese Nadal que ya es de todas, la verdad.
Pero has cambiado y nos alegramos. La verdad es que empezábamos a preocuparnos y a pensar que ya era hora. En el partido en el que tu chico hacia historia, ganando por séptima vez Roland Garros, nos dimos cuenta de que habías pasado de niña a mujer y nos gustó.
Ya habíamos visto en algunas fotos de tus vacaciones, en bikini, y sabíamos que puedes permitirte el lujo de enseñar mas que Victoria Beckham, por hablar de la consorte de otra estrella deportivo mediática.
Que tiemblen las grupies de tu novio, las que pensaban que eras una mosquita muerta.
Mira que yo soy muy fan del exceso y donde esté Pamela anderson que se quite lo demás. Pero hasta para dar una imagen sexy, un poco mas atrevida, has estado acertada. Xisca, no nos decepciones. Sigue así, no poses en el Hola, no aproveches la fama de tu chico y danos una alegría.