Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ay, mi chandalera...

Acostumbradas como estamos a ver a nuestras estrellas de punta en blanco, resulta más que sorprendente imaginárselas en su día a día. Sí, es difícil que las pillemos en el Dia haciendo la compra, pero más de una vez salen a la calle y se juntan con el resto de los mortales cuando van a  pasear a su perro o incluso a comer en un restaurante.
Y en esas circunstancias, sin un equipo de maquilladores, peluqueros y estilistas detrás, es cuando las podemos ver como realmente son: seres humanos con todas sus virtudes y defectos. Unas extensiones mal puestas (de esto la reina es Britney Spears, sin duda), un grano nada disimulado o un chándal de felpa que enamoraría a nuestra abuelita.
Una de la que más invierte en tan informal atuendo es Eva Longoria (antiguamente conocida como Eva Longoria Parker). La nueva novia de Eduardo Cruz parece que ha hecho mímesis con su personaje televisivo en Mujeres Desesperadas, Gabrielle Solís, y sale bastante a menudo a la calle vestida con chándales de lo más... curioso.
Pero no está sola en su cruzada "arreglá pero informal". La cantante Geri Halliwell la acompaña con un estilismo rosa y chaqueta de piel (parece que un buen visón no está reñido con nada). También la heredera Hilton, que prefiere algo con un aspecto más deportivo. Por su parte, Sarah Jessica Parker disfruta con un chándal convertible en pijama. El colmo de la comodidad.
Me pregunto qué pensarán de todo esto las fashionistas a quienes nunca jamás (never ever never ever) veremos de tales guisas. ¿Qué opinas del pantalón elástico de algodón como modo de vida, Victoria Beckham? Queremos conocer tu opinión. Aunque no nos olvidamos de que hace mucho que no te vemos en chándal... sabemos que tienes un pasado (y algunos deslices actuales). Además, tu marido tiene un presente y hasta tus mejores amigas han picado... ¡Pronto caerás!