Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los de la Middleton y otros pendientes verdes que enamoran

Angelina Jolie es la pionera: su único accesorio en los Oscars de 2009 eran esmeraldas
Tan solo unos días después de saber que Reiss había duplicado sus ventas gracias al patrocinio gratuito de la Duquesa de Cambridge, ahora llega la noticia de que la joyera londinense Kiki McDonough podría estar a punto de tener el mismo esplendoroso futuro. O al menos su estilo. Unos pendientes de oro, diamantes y amatistas verdes valorados en algo más de 3.000 euros fueron el accesorio estrella de Kate Middleton en la misa de navidad del pasado domingo. Tanto que ya hay réplicas por 50 euros.
Sin embargo la moda de los pendientes verdes (llámenle amatista, esmeralda, jade o culo de botella) fue inaugurada hace casi tres años por Angelina Jolie en los Oscars de 2009. Era la primera vez que se iba a encontrar con Jennifer Aniston en un evento público desde que estaba con Brad Pitt, y fue matadora. Un simple vestido negro de terciopelo con escote corazón de Eliee Sab y unos pendientes de esmeraldas colombianas con corte lágrima de Lorraine Schwartz (no tardaron en surgir réplicas) fueron sus armas para ganar la batalla del estilo.
Este año, es cierto, la tendencia de apostarlo todo al verde se ha acentuado. Pongamos como ejemplo a Rosario Dawson, que iba de amarillo a los premios del Sindicato de Actores (SAG) a principios de año y llevaba unos pendientes con dos bolas verdes (en lugar de esmeraldas era crisoprasa) de Susie Fox. En Cannes Uma Thurman decidió aunar muchas piedras para su estilismo, caían en racimo hacia sus hombros. Las suyas, por cierto, sí que eran esmeraldas. De Chopard, ni más ni menos (que patrocinaba el evento y tenía a las famosas bien surtidas de joyones). Coincidían en parte con el estilismo elegido por la top model Bianca Balti. Por supuesto, las imitaciones tampoco se hicieron esperar.
Salvando las distancias, la joven modelo Irina Shayk decidió aunar el formato de los pendientes de Angelina con el tamaño de los de Uma. Sus esmeraldones eran de De Grisogono. ¿El resultado? Gusto exagerado por la ostentación pero con un punto adictivo. Más discretos eran los que Taylor Swift llevó a los AMA's, unas pequeñas esmeraldas que completaban un estilismo redondo para una muchacha cargada de premios. Por supuesto, los blogs de joyería también le otorgaron el suyo. Sofia Vergara, Blake Lively o Anette Benning son algunas de las que ya han entrado al juego. ¿Nos espera un 2012 verde de envidia y rendido a las réplicas accesibles?