Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La pequeña de las hermanas Olsen da una lección de estilo en Cannes

Uno de los personajes más interesantes en este pasado festival de Cannes (con permiso de la imponente Uma Thurman y todo el séquito de Almodóvar) ha sido Elizabeth Olsen. Ya sabéis, la réplica (versión corregida y mejorada) de sus dos hermanas mayores: Ashley y Mary-Kate.
Elizabeth es el nuevo Ferrero Rocher de la familia Olsen. Una chica guapa, simpática, con estilo y que, encima, sabe actuar. Su película: Marta Macy May Marlene, fascinó al público en Sundance) Ni que decir tiene que la red de contactos de sus hermanas le han tenido que servir de mucho a la hora de crear lo que vemos hoy en día: una carrera seria e independiente en el mundo de la actuación.
Y ella les está devolviendo a las hermanas mayores favor tras favor. Miren si no qué mona lució en Cannes, muy al estilo de Mary Kate y Ashley (pero sin ese twist escuálido y homeless chic que llevan las fashionistas). De hecho, su vestido flapper es de la marca The Row, creada por sus hermanas cuando abandonaron las cámaras por la moda. Los estilismos capilares tan logrados dependen directamente de los expertos de Kérastase.
Lo cierto es que Ashley y Mary-Kate podrían ser mucho más parecidas a Elizabeth, que derrocha naturalidad y frescura, si no hubieran pasado toda una vida frente a las cámaras. Pero claro... es la pescadilla que se muerde la cola, entonces no tendríamos a Elizabeth aquí, ni nadie con quien compararla para decir que es la versión más joven y mejorada de algo bueno que ya conocíamos. ¿Aplicamos la canción: Faster, better, harder, stronger? Por mí, sí. Pronto serán MK y Ashley las que se fijen en ella para crear sus colecciones. Tiempo al tiempo.