Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sergio Ramos nos regala la celebración más divinity de un gol... ¡la voltereta!

No sabemos si es por su nueva chica o por su momento de protagonismo en su equipo, pero está claro que Sergio Ramos tenía mucho dentro y lo enía que soltar. Y qué mejor ocasión, siendo fubolista, que celebrando un gol volviénose loco, brincando en el césped del Calderón y contagiando a al público de su felicidad. Falta saber si su nueva chica le habrá pegado un tirón de orejas después... como si no hubiera peligros ya de por sí en un terreno de juego como para andar haciendo cabriolas.