Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Carlos Sadness: "Hay que tener personalidad: existiría sin el rap, sin el pelo largo..."

Carlos SadnessCristina Navas

En Divinity charlamos con un cantante de piernas largas, pero también de melena larga. Un tipo más ambicioso que antes, que cuenta canciones, pero que también las canta. Un tipo a la moda, con Adidas Stan Smith, camisa de cuadros, chupa de cuero, y la última tendencia en hombres, el ‘mun’. Él es Carlos Sadness, “un tipo que existiría sin el rap y sin el pelo largo y sin muchas cosas”, porque ha aprendido a dejarse sorprender y a confiar en la naturalidad. Un chico que se siente 'Ciudadano de un lugar llamado mundo' (puso voz al anuncio de San Miguel), que ha dado la vuelta a las tornas y ha hecho de la música su profesión y de la ilustración, su hobbie. Un tipo nada talibán del Indie, que no se compra cualquier champú, y que envidia el pelo de las pijas.Que intenta hacer especial las cosas que todos vivimos, y que tiene ‘La idea salvaje’: llevar su segundo disco a Latinoamérica, y por qué no, hablar en él de Barcelona. Porque aunque no lo sepáis, no vive perdido en el Pirineo ni duerme con osos.

¿Cómo va ‘La idea Salvaje’, qué tal está funcionando?
Ahora hace dos meses creo, y ha sido muy guay porque cuando sacas un primer disco no te esperas nada. El primer disco, con que llegar a la  gente era suficiente. Ahora tienes un poco más de ambición y de decir, que por lo menos guste más que el primero. Entonces tienes una especie de competición contigo mismo de hace cuatro años o tres años del disco anterior y dices, a ver si he podido hacerlo mejor. Cuando el feedback es más positivo y más grande es una alegría, es como sentir no solo como que has llegado a la gente, sino como que lo has superado.
¿Y crees que lo ha superado?
La sensación que tengo  casi inmediata fue que sí. En ese sentido estoy muy contento. Cuando salió, lo que veía en redes sociales era muy positivo y luego se tradujo también a la asistencia en conciertos e incluso a la vitalidad que se vivía en ellos.
Has tocado con Ivan Ferreiro , Bebe , Zahara, Rubén Pozo, Santi Balmes... ¿Cómo sabes que esa canción es ideal para ese artista?
Hay de todo. Por ejemplo con Rubén Pozo coincidimos y dijimos de hacer una canción de mi disco y pensamos cual le pegaba más a Rubén, entonces había una que claramente tenía una actitud más cercana a él ('Mátame ya'). Otra cosa es cuando la canción todavía no está hecha y vas a hacerla con alguien, como es el caso de Iván Ferreiro('Siempre esperándote) y Santi Blames (‘No Vuelvas A Japón’), que son canciones que mezclan un poco el universo mío con el de ellos, entonces tienes un punto de intención.
El fraseo es una de tus señas de identidad. ¿Podría seguir existiendo Carlos Sadness sin él, o estaríamos extirpándote una parte de ti?
Existiría sin el rap y sin el pelo largo y sin muchas cosas…Yo creo que uno ha de tener la personalidad suficiente como para que si le quitas una pieza aunque parezca llamativa, siga teniendo personalidad, y si algo quiero considerar de mi es que intento hacer algo natural y que corresponde mucho a como soy yo. Creo que la música que hago tiene personalidad y que le podíamos quitar elementos y que continuara siendo mía…o eso espero, vaya.
Carlos Sadness
¿De dónde sacas inspiración para construir un mundo de metáforas astronómicas? Porque salvo ‘Bikini’ y ‘Miss Honolulu’, todo el disco está conectado.
Esas están un poco fuera por no ser pesado en el disco. En un disco debe haber un poco de noche y día, playa, montaña,…pero las cosas salen de conversaciones que a veces tienes con alguien, de una frase que dices en concreto y luego esa frase suena en tu cabeza y dices, 'ostras, esto resuelve o es la bandera de una gran montaña que estoy escalando'. Y surge de eso, de una experiencia, sale una frase que acaba construyendo una canción que da vueltas a una situación que vives. Por eso pienso que hay que vivir para crear y por eso también hay un proceso largo para sacar un disco, y hasta que no tienes suficientes vivencias no tienes suficientes vivencias que contar. Tampoco me gustaría escribir cosas que simplemente creo suenan bonitas pero que no llevan a ningún lugar.
¿Existe la canción perfecta?
Quiero pensar que no porque entonces siempre vas a tener la motivación de llegar a hacerla.
Tienes en Twitter más de 33 mil seguidores, y en Instagram más de 25 mil…Tú también has encontrado tu gran aliado en las redes sociales?
Todos mis seguidores son comprados (risas). La verdad es que desde el principio es el sitio en el que más apoyo he recibo, porque yo nunca soné en la radio y de hecho creo que ahora sueno muy muy poco. Esta es un poco la gente que te recomienda, que le recomienda a otra gente, que pone las canciones en Facebook, que pone ‘he ido a tal concierto’ y sube la foto en Instagram y te etiqueta y la gente  dice ‘¿y este tío quién es?’ o ‘ya he visto a este tipo en cinco partes de distintos colegas, voy a ver qué hace…’ Es una promoción que nadie puede pagar. Tú no puedes convencer a ‘x’ mil personas de que te recomienden, te sigan o te comenten…entonces es algo guay tener este apoyo, desde luego.
¿Y por qué el espacio exterior?
En realidad es espacio exterior pero todo el disco habla del espacio interior. Es una metáfora par hablar de cosas que nos suceden a todos pero de una forma diferente y única que yo considero. Una de las cuestiones artísticas reside en hacer especial las cosas que vivimos todos.
Carlos
Me da a mí la sensación o en todas las canciones (de todos los artistas) siempre se termina hablando de amor. ¿Es el anzuelo perfecto para que la gente pique?
Hombre, yo quiero pensar que la gente no hace las canciones poniendo anzuelo, pero es verdad que es algo que nos mueve mucho y que sentimentalmente nos mueve. A través de la historia del arte hay tres cuestiones que son el amor, el amor a Dios y el entendimiento civil o la civilización, que son como los pilares de todas las temáticas artísticas que hay a través de la historia, entonces esos tres pilares igual reúnen el 95% de todo lo que se ha credo. Por lo tanto, más que un anzuelo, es porque el arte se basa en algo sentimental, y más sentimental que el amor en nuestra vida no hay nada…Luego hay canciones que hablan de amor  a un animal, canciones que hablan del amor a un lugar que visitaste o el amor en general hacia cosas…el arte es muy pasional. A veces hay gente que dice, ‘¿pero se puede hacer todo un disco hablando de amor? No, voy a meter tres canciones que no hablen de amor’. Pues no te fuerces a hacer tres canciones que no hablen de amor, porque tú puedes hablar de amor de diez formas muy diferentes. Entonces yo creo que el amor es como ‘vamos a hablar en castellano’. En castellano se pueden decir muchas cosas… pues con el amor pasa lo mismo.
¿Vas a la ciudad después de caminar entre 'Ciencias celestes' y 'Monteperdido', y explorar el espacio con ‘La idea Salvaje’?
Perdona por la respuesta tan larga de antes (entre risas).  Si, de hecho ‘La idea salvaje’ tiene bastante de ciudad, que era una cosa que no había hablado mucho en los otros discos. Pero me apetecía hablar un poco de Barcelona, que yo soy de allí y mucha gente no los sabe y se piensa que soy de otros lados, que vivo en el Pirineo perdido, que duermo con los osos…
¿Cantas canciones o cuentas canciones?
Pues un poco las dos cosas porque están cantadas y cuentan cosas. Para mí lo principal es contar cosas, pero lo que pasa es que también hay que cantarlas y al final también le pongo mucho empeño en la música que hay detrás de esta historia Si no, me haría escritor y ya está.  Pero también creo que a la gente le da más pereza escuchar libros que leer canciones.
¿Cuál es tu idea salvaje?
Pues tengo muchas,  pero la más agraciada ahora mismo sería ir a Latinoamérica a presentar el disco porque hay mucho feedback allí y hombre, es algo complicado y que es un gasto muy grande, pero creo que hay que hacerlo.
Carlos Sadness
¿Quién es tu Miss Honolulu en la vida?
Te voy a dar nombres y te voy a dar cuentas de Instagram , pero creo que no sería justo porque luego acabas conociendo a alguna de estas blogueras y son majas. Me pasó con Dulceida, una bloguera muy conocida, y la conocí hace poco y ahora es como de mis ‘best friends’, entonces tengo que tener mucho cuidado antes de prejuzgar a alguien. Pero es verdad que ‘Miss Honolulu’ habla de ese plástico, de esa gente que busca molar siempre, ser guapa siempre, que todo sea perfecto siempre y yo creo que ni leyendo Divinity se puede conseguir eso.
¿Qué querías ser de pequeño, pintor impresionista?
No tenía muy claro, a veces pensaba una cosa y otra. Pero desde luego, nunca pensé que músico ni cantante.
Cantante de piernas largas, pero también de melena larga…¿Qué haces para cuidarte ese melenón?
Es una pregunta que en Divinity te la puedo permitir. Hoy lo llevo muy mal….
¿Sabes que tu look de hoy, con moño masculino, es una tendencia que se llama ‘mun’? Lo llevan famosos como Brad Pitt.
Ya puedo contar que Brad Pitt ha estado mirando el Instagram de Sadness y ha dicho, ‘ a ver, qué hay que llevar’. El moño lo puedo llevar desde los 14 años, que es cuando me dejé el pelo largo en realidad. Es mucho tiempo.
¿Hace cuánto no te lo cortas?
No hombre no, me corto las puntas cada poco tiempo. Pero en realidad no hago nada especial para cuidarme el pelo. Es verdad que no me compro cualquier champú, o miro que esté bien, cosas de parafarmacia…Pero como no me lo plancho ni me lo tiño, pues no se me estropea. Pero igualmente tú vas a cualquier instituto pijo, y las pijas tienen un pelo que yo envidio también.
Carlos
Haces temas felices, pero con toque amargo. ¿Tu día a día es así también?
No, mí día a día es bastante feliz, y yo soy un tío bastante feliz. Lo que pasa que los momentos compositivos suelen ser momentos un poco más sensibles y más nocturnos y es verdad que es el momento en que a veces se conjugan situaciones un poco más grises.
¿Eres un chico San Miguel?
¿Semi gay?
No, no…(sin parar de reírnos) ¡San Miguel!
Ah, (risas), porque o gay entero…(No podemos dejar de reír a carcajadas) Me parecía la pregunta top de la semana. ‘¿Eres un chico semi gay? ‘Me parece una pregunta fantástica…Eh..más semi gay que San Miguel. No bebo mucho alcohol, la verdad es que decepciono mucho a la gente cuando lo digo…Pero es verdad que me lo pasé muy bien haciendo el spot y tengo un súper recuerdo y desde entonces me sabe hasta mejor la cerveza.
¿Crees que ha sido un punto de inflexión para que la gente te conozca más?
La verdad es que no
¿No te molesta que te digan, ‘anda, este es el del anuncio de San miguel’, el de ‘ciudadanos de un lugar llamado mundo’?
La verdad es que no me lo dicen. El mes que salió el anuncio me lo dijo todo el mundo, pero luego la gente se olvidó y volví a ser quien era. Entonces no fue algo relevante a nivel de éxito, pero fue importante para mí como experiencia.
Carlos Sadness
Antes de dedicarte plenamente a la música tu profesión fue la de creativo de publicidad e ilustrador. Has realizado trabajos en agencia para marcas como White Label, Eristoff Black o Carolina Herrera ¿Se han dado la vuelta las tornas y ahora la ilustración es tu hobbie y la música es tu profesión?
Pues no lo había pensado nunca, pero sí. Yo me dedicaba más a la parte gráfica y la música era mi hobbie, y ahora me dedico mucho más a la música y la parte gráfica es mi hobbie
¿Para qué utilizas ahora la ilustración?
Bueno, aparte de todas mis cosas artística, porque me gusta trabajarlo, sigo trabajando para alguna agencia y sigo haciendo cosas para alguna marca porque es un poco inevitable, es un poco también mi oficio y no me gusta perderlo de vista.
¿Qué es lo mejor y lo peor de tu profesión?
Lo mejor es que siempre te sientes un poco querido. Cuando todos tenemos esas crisis existenciales de ‘ay que estoy haciendo’, de golpe siempre recibes algo bueno de alguien que aunque no conozcas o sí, te da como un empujón de sentido y de ánimo. Eso es bastante bonito porque si te va bien, nunca sientes como que lo que haces se está perdiendo, siempre haya alguien que lo aprecia. Es una de las sensaciones más bonitas que te puede dar la popularidad. Por otro lado, creo que la gente se porta bastante bien con los músicos y hay que ser muy muy famoso como para que eso te moleste. Peor bueno, sí que es verdad que llega un punto que cuando conoces a alguien, tiene tanto acceso a cosas de ti, que es imposible que os conozcáis al mismo ritmo. Es decir, esa persona va a saber mucho de ti antes que tú de esa persona, y normalmente una cosa que echas de menos es poder ir siempre al mismo ritmo para conocer a las personas. Aunque no seas muy conocido, la gente solo tiene que poner tu nombre en Google para saber un montón de cosas y a veces dices, ‘ostras, es una lástima, porque me gustaría que me conocieras por lo que me gustaría enseñarte más que por lo que ya he enseñado de mi públicamente’. Ese es el lado un poco más chungo.
Carlos Sadness
¿Qué escuchas en tus días alegres y en tus días amargos?
Pues, yo escucho de todo, no soy un talibán del indie para nada. Escucho un montón de cosas, incluso de reggaetón, pero uno de los grupos alegres que más me gusta es Vampire Weekend y también se refleja un poco en las canciones que hago. En mis días tristes me gusta mucho ‘Band of Horses’, es una banda que hace muchos años que escucho y que no me cansa, y ‘Death Cab for Cutie’ también quizá.
¿Qué has aprendido a lo largo de estos años?
¿En la música? A dejarte sorprender y sobre todo, a confiar en la naturalidad. Yo creo que por ejemplo la gente que empieza en la música tiene que buscar su naturalidad y su personalidad auténtica, porque lo que nos hace únicos y nos diferencia de los demás es lo que nos distingue para que haya un hueco para nosotros. No vamos a encontrar un hueco imitando a nadie.
¿Con qué sueñas?
Joe, qué trascendental todo
Puede ser literal
El otro día soñé que en un concierto, los músicos no estaban preparados para tocar, y hacia una imitación de Chiquito de la Calzada, y no me podía creer que estuviera haciendo eso. Pero independientemente, me siento muy afortunado ahora mismo y sueño con poder serlo durante mucho más tiempo y ya está.