Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Paso 2: Relleno y decoración

Mientras que las bases de merengue se terminan de enfriar, montamos la nata que debe estar muy fría. Cuando esté casi montada añadimos azúcar glacé al gusto y seguimos batiendo hasta que la nata esté totalmente montada. Empezamos a montar la tarta y para ella retiramos con mucho cuidado las bases del papel. Colocamos la primera base y sobre ella colocamos una generosa capa de nata y  unos cuantos frutos rojos. Encima colocamos otra base y procedemos de la misma manera hasta conseguir los tres pisos deseados. Como toque final le podemos añadir un poco de azúcar glacé para darle aspecto nevado. Es recomendable conservar la tarta en la nevera y consumirla el mismo día de su elaboración.