Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El legado de las protas de series Divinity a la vida real: sus recetas, sus peinados...

Cuando nos enganchamos a una serie, siempre hay algo de sus protagonistas que nos encanta. A veces es su corte de pelo, sus modelitos o sus zapatos, como nos ocurre con los personajes de 'Sexo en Nueva York' o 'Gossip Girlp. Otras nos morimos de ganas por probar un bocado de sus apetitosos postres o tomamos nota de sus consejos, café en mano. ¿Te apetece recordar los detalles que nos han enamorado de cada una de las protas de nuestras series?


Series Divinity
Muchas series han servido para marcar tendencia en peinados. El pelo cardado de Farrah Fawcett en 'Los Ángeles de Charlie' fue un hito en su época. A principios de los 90 lo fue el flequillo ladeado de Miranda en 'Melrose Place' y más adelante, el peinado de Jennifer Aniston en 'Friends' (que hoy día mantiene con leves variaciones). La chica Divinity que también marcó tendencia fue Calista Flockhart, que apareció casi de la nada protagonizando 'Ally McBeal'.
Su corte de pelo era divertido, original y juvenil. Muchas apostaron por él. Y es que era raro que esta abogada no enamorara alguien. Su look simplemente nos encantaba. También puso de moda la combinación de traje chaqueta –falda con camisetas con print animal e incluso los pijamas de cuadros. ¡Te adoramos, Ally! Puedes seguir la pista a Flockhart en 'Cinco Hermanos', también en Divinity.
Series Divinity

Y siguiendo con la tendencia en pelo, tenemos que hablar de las chicas de 'Sexo en Nueva York'. ¿Sabías que la colorista que tiñe a Samantha (Kim Cattrall) es la responsable de otras cabelleras rubias? Ella es Marie Robinson y ha dado color al pelo de Taylor Momsen (‘Gossip Girl’), Scarlett Johansson o las gemelas Olsen. La melena rizada de Carrie Bradshaw (Sarah Jessica Parker) también supuso un boom y empezaron a aparecer melenas de leonas entre todas las celebrities. Pero si hay algo que puso de moda este personaje fue, sin duda, los Manolos.
Dejando los estilismos a un lado, han sido muchas otras las aportaciones de nuestros personajes más queridos. Si las chicas de Manhattan se iban a tomar cupcakes a la Magnolia Backery, 'Las chicas Gilmore' no podían vivir sin el café del bar de Luke. ¿Cuántas tazas (tamaño XXL) eran capaces de tomarse madre e hija en un mismo episodio? No es de extrañar que con tanta cafeína siempre estuvieran como una moto. Divertidas, ingeniosas y brillantes. Así son Lauren Graham y Alexis Bledel, las inolvidables Lorelai y Rory Gilmore.
Series Divinity
Tras pasar por el café de Luke, tenemos que hablar de las reposteras más sexys de la tele. Las 'Mujeres Desesperadas' siempre recibían a los nuevos vecinos de Wisteria Lane con pasteles, magdalenas, galletas y todo tipo de dulces que sirvieran para empezar con buen pie sus relaciones, o al menos intentarlo. Así de paso echaban un ojo a la vida de los recién llegados. Más de una vez también hemos visto a Bree o Susan pidiendo perdón con alguna de sus mejores recetas. Y es que estas chicas tienen el don de convertir en glamuroso todo lo que tocan.
Y si hay alguien que lo hacía todo bien, esa era Jennifer Love Hewitt en 'Entre fantasmas'. Vemos mucho de su personaje en 'The Client List'. Riley Parks conserva la dulzura y el encanto de Melinda Gordon, pero es mucho más sexy y seductora. La actriz luce unas pestañas impresionantes en ambas series y también lo hace fuera de la pantalla.
Series Divinity
¿Quién no se ha preguntado alguna vez cómo lo hacía Melinda para irse a la cama con esos camisones de seda tan escotados, ese pelo perfectamente ondulado y esos ojos maquillados con pestañas postizas, y no se despeinaba ni cuando se cruzaba con un fantasma en sus sueños? Lo de esta chica era de nota, aunque poco creíble, la verdad. Pero nos animó a dar protagonismo a nuestras pestañas. Y es que no hay nada como una mirada seductora. Por tantos momentos en que nos habéis hecho reír o llorar o por tantos legados, sólo podemos añadir algo: ¡gracias, chicas!