Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Venderías tu vieja y encantadora casa familiar?, ¿o te atreverías a reformarla?

Cuando Verónica y Brendan se casaron, ella era propietaria de una gran casa a las afueras de la ciudad. Verónica siempre ha sentido predilección por su vieja casa familiar. En cambio, Brendan nunca se ha sentido cómodo en ella. Lo ha intentado todo, incluso ha reformado personalmente la planta de arriba para su nueva familia, pero eso no le ha hecho cambiar de opinión. Ahora que sus hijos han crecido, Brendan no se imagina seguir viviendo en una casa  incomoda. Verónica piensa que le queda muy poco para estar lista y que si consiguen terminar las reformas todos podrán ser felices en ella.