Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sosan Firooz, la primera rapera afgana

Podría estar amenazada de muerte por llevar el pelo largo al viento. O por sus vaqueros. También por usar camisetas un poco más ajustadas que el burka (¿todas?) o los pañuelos de calavera, tendencia en occidente. Sin embargo, Sosan Firooz está amenazada por rapear. Esta chica de 23 años, que en los noventa emigró con sus padres y sus cuatro hermanas a Irán desde Kabul, canta “todo lo malo” que ve, sobre todo en defensa a las mujeres afganas.