Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

David Trueba, tras el Goya: “¿En lo primero que pensé? En que no decir ninguna tontería”

“He dormido un par de horas”, decía David Trueba nada más bajarse del tren en Barcelona para asistir a los premios Seix Barral. La resaca de los Goya de la noche anterior hacía mella, pero él era un hombre feliz. Satisfecho. También estaban muy contestos (y durmiendo), según nos dijo, sus amigos y sus hijos, que ese día haría pellas. Se entiende: no todos los días un padre gana seis ‘cabezones’. David lleva a mediodía más de una docena de entrevistas, pero sigue sonriendo de medio lado con cada apretón de manos. Y serán centenares a lo largo de la jornada. De escritores consagrados como Vila-Matas y Mendoza o de autores jóvenes como Fernández Mallo y Elvira Navarro. También del otro gran ganador del día, Fernando Aramburu, que se hizo con el Biblioteca Breve.