Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La presentadora Monserrat Oliver y su novia fotógrafa, portada mexicana de Vanity Fair

Monserrat Oliver ha cumplido 50 años y lo ha querido celebrar por todo lo alto. Miedos fuera. La presentadora y modelo mexicana, una mezcla de Sandra Barneda y Ana Rosa Quintana, ha dado una entrevista a la edición mexicana de Vanity Fair en la que cuenta cómo ha ido reponiéndose de la pérdida de su madre y su abuela, el momento más duro de su vida, gracias al amor. Yaya Kosikova, fotógrafa y modelo eslovaca a quien conoció en Nueva York, tiene la culpa.

mm
Una portada elocuente, que pretende luchar contra el machismo de su país. La confesión de que conocer a su nueva pareja le ha salvado la vida. La edición mexicana de Vanity Fair ha sido de lo más sonado de la crónica social azteca de los últimos años.
La presentadora contó además cómo se conocieron en una reunión de fotógrafos en Nueva York, cuando ella estaba esperando un mensaje de su madre, a la que llamaba Yaya, que le diera ánimos para seguir adelante. "De repente hay un mensaje de WhatsApp de un número desconocido.—Hi, I’m Yaya. Observa extrañada la foto de perfil: es un oso polar. ¿Es una broma del destino? —Me quedé muy sorprendida. ¿Yaya? ¿Por qué alguien me escribe de pronto diciendo que se llama Yaya? La tal Yaya resultó ser Yaya Kosikova", cuenta. De ahí saltaron a la costa de Long Island y a vivir juntas.
"Uno nace y crece en un círculo donde tu familia te enseña lo que es bueno y lo que es malo, pero gracias a que me abrí un poco más a la vida y me di la oportunidad de conocer un poco más a la gente, me di cuenta de que todo mundo tiene algo que le puedes aprender. Porque me di la oportunidad de conocer gente de todas formas de vida", explicó.