Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Protege tu pelo de las fuentes de calor

Protege tu pelo de las fuentes de calordivinity.es

Puedes utilizar todo tipo de utensilios para conseguir los peinados más exclusivos. Sin embargo, es importante que cuides de tu melena y la protejas de las agresiones de calor.

Tips Divinity para hacer un uso adecuado de las fuentes de calor:
1. Antes de utilizar la plancha de pelo o las tenacillas, el cabello ha de estar completamente seco, ya que si no se puede deteriorar la cutícula capilar y su estructura.
2. Antes de realizarte cualquier peinado aplícate algún producto de acabado, protegerá tu cabello del desgaste producido por el calor. Existe una amplia variedad de productos que permiten proteger el pelo del calor. Escoge el que mejor se adapta a tus necesidades: brillo, alisado… Si utilizas estos productos, además de proteger tu cabello, facilitarás el peinado. Debes aplicar el protector de calor sobre el cabello mojado para facilitar su distribución por todo el pelo y asegurar su máxima protección.
3. Una vez te hayas aplicado el protector de calor, peina suavemente tu pelo con un peine de cerdas anchas para repartir mejor el producto. Aplícate cada semana una mascarilla para cabellos secos o castigados con el objetivo de evitar que el calor pueda dañar tu cabello.
4. El calor al que sometemos al cabello debilita la cutícula capilar haciendo que sea más vulnerable. El pelo que está muy expuesto a fuentes de calor es más sensible a los rayos UV. Para no dañarlo más hay que evitar el uso de peines y horquillas de metal.
5. Evita el uso de utensilios con revestimiento metálico porque agreden el cabello. La mejor opción es optar por aparatos dotados con un revestimiento cerámico.