Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cosas que solo puedes encontrar en el bolso de una chica

¿Qué hay en nuestros bolsos?divinity.es

El bolso de una chica es una especie de agujero negro que todo lo absorbe y donde todo puede aparecer...

1- El móvil
Tan amado y tan traidor, a veces, sobre todo cuando decide no sonar después de ese sábado noche. Maldito ser de los infiernos… SUENA, SUENAAAA…
2- El típico neceser
Con nuestras cositas, ya sabes, que siempre está ahí ocupando espacio, hasta el día que decides sacarlo, que es el mismo día que lo vas a necesitar. Esto es así. Pura “ciencia bolsera”.
3- Un pendiente
Uno, porque el otro no responde o no tiene cobertura (como tu móvil, que, por cierto, no ha sonado aún…). Los pendientes sufren el “efecto calcetines”, son dos sólo la primera vez y luego de forma misteriosa uno desaparece para siempre.
4- 'Beauty' SOS
Un colorete, un pintalabios o, las más precavidas, un buen kit entero de maquillaje, para esas mañanas complicadas: “No, si yo me levanto así” (mentira!). Y para esas noches inolvidables…
5- Ropa interior sexy
Sí, sobre todo cuando llevas esas braguitas de color dudoso (la señora de la tienda lo llamó “visón”, tu abuela “color carne”), muy prácticas con ese vestido de trabajo, pero nada dignas de la diosa que llevas dentro.
6- Monedas
Se dice, se comenta, que lo de “economía sumergida” es en realidad el sinfín de monedas que se encuentra en el fondo de todos los bolsos femeninos.
7- Un mini costurero
No. Es mentira. Sería de lo más práctico, cierto. Tu madre lo lleva, tu abuela lo lleva y supones que en algún momento la herencia genética familiar hará su entrada y entonces tú también llevarás uno, como una señora muy digna.
8- Un... una... Bien, no se sabe muy bien qué
Ese típico objeto extraño (como el abridor de vino de casa, o incluso, el mando de la tv) que en algún momento fue a parar dentro de tu bolso y que… ¡Oh, oh dios mío! ¡Tu móvil está sonando!! ¡¡¡Cógelo, cógelo!!! ¡Mierda! ¿Quién ha puesto aquí en medio tantas cosas?