Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Navidad, ¿la amas o la odias?

La Navidad ¿la odias o la amas?divinity.es

Las Navidades tienen sus amantes y sus detractores. ¿De qué lado estás?

Lo mejor
Las vacaciones
No ir a trabajar ¡es genial! Aunque después de la tercera cena familiar empiezas a recordar a tu jefe con mucho más cariño…
La excusa para beber
Es lo bueno de las fiestas, que siempre tienes la copa llena. Un poquito de vino por aquí, un poquito de vino por allá. Una copa de cava, un poquitín de licor. Desayunar las sobras de los polvorones y aliñarlo con el culo de todas las botellas de anoche… en fin, ¡feliz Navidaaad! #mañanaresacón

La excusa para comer
Durante las Navidades el mundo de las calorías y la vida sana entra en una especie de estado de excepción en el que puedes tomar lo que desees a cualquier hora del día y nada, absolutamente nada influye en tu espectacular tipito. #palabradereymago
Vía libre en WhatsApp
Y en Facebook y en todas las redes sociales. La Navidad permite darte el placer (aunque sería más justo decir “cometer ese pequeño gran desliz”) de enviar un mensajito a tu ex con el bonito deseo de felicitarle las fiestas (¿tomando una copa? ¿Juntos? ¿¿¿En tu casa???) #estoesunlioylosabes
Las lucecitas
Los adornos y todas las cosas cuquis del mundo mundial que se dan cita en Navidad. Sí, lo sabemos, demasiado cansa. Pero para un segundito, mira tu alrededor y recupera a tu niña interior (la que da saltitos cuando te llega ESE mensaje de WhatsApp)... ¡a nadie le viene mal un poco de magia!

Lo peor
La familia
Ya lo dice el refrán: dos son compañía, tres son multitud… y una familia entera (y más si es la tuya) ¡es el mismísimo infierno! La casa de Gran Hermano a vuestro lado es un remanso de paz y amor.
El exceso de felicidad
Sobre todo si no es la tuya. Esencialmente porque no es la tuya, ¿por qué sonríen tanto esos dos? ¿Es que acaso ellos no pagan facturas o qué?
Las colas en las tiendas
¿Por qué la gente es incapaz de caminar en una dirección concreta cuándo hace sus compras de Navidad? Son como esos robots redonditos que aspiran la casa y que giran cuando chocan contra el rincón de las pelusas: desorientados e inútiles.
Las fotos
Especialmente las de Facebook de tu ex con su nueva novia y toda su familia. ¡¡¡Pero si cuando te llamaba tu madre y él estaba delante ya se ponía nervioso!!! ¡¿Qué pasa, que ahora ya se ha olvidado de cuánto le agobiaban las relaciones?! #poseidaporelgrinch
Los regalos
Los que tienes que hacer y los que te hacen. Los que tienes que hacer: ¿hace falta repetir el punto 6 de la gente atolondrada aquí y allá? Aunque hay algo peor que eso y es tener que poner cara de feliz cuando abres por enésima vez un pack de calcetines 3x2 de parte de tus tíos, ¡¿en serio?!