Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El duro oficio de ser un it-baby

El duro oficio de ser un it-babydivinity.es

Crecer en Hollywood nunca fue fácil, decían los niños prodigios del cine. Ahora ser hijo de celeb es aún peor. Mira a qué les someten a los pequeños it-baby.

Si todavía te estás recuperando de la noticia de que Kim Kardashian se gasta al mes 10.000 dólares en tratamientos de belleza para su hija, no te pierdas el resto de excentricidades de las mamás-celebs. ¿Dónde estará asuntos sociales cuando se les necesita?

  • La hija de Victoria Beckham –Harper- no toma chucherías. En realidad, no toma ningún tipo de azúcares. Su dieta se compone de verduras, ensaladas y pescado, pero –y aquí lo más hirientes- los niños sí pueden. De hecho cuelgan en redes sociales sus fotos comiendo fast food.
  • Heidi Klum sorprendía hace unos meses llevando a sus hijas con tacones, pero la precursora de esta “insana” moda infantil es sin duda Suri Cruise. Katie Holmes se los ponía incluso cuando estaba aprendiendo a andar.
  • La habitación de Blue Ive Carter, hija de Beyoncé, tiene nada menos que 670 metros cuadrados… ¿No se sentirá sola? Y la cuna que la construyeron estaba valorada en 15 mil euros.
  • La macrofamilia por excelencia Brad Pitt y Angelina Jolie no es tan idílica como parece. Tienen 6 hijos, sí, pero en nómina nada menos que 12 niñeras. Cada niño toca a dos cuidadoras. ¿Cuándo ven a sus padres?
  • Gwyneth Paltrow presume de consejos de paternidad en su web. ¿Sabías que sus hijos Apple y Moses estudian griego clásico, latín, español y francés? Mucha “caña” para niños de 9 y 7 años.
  • Los hijos de Madonna toman comida macrobiótica y tenían prohibido ver la tele.
  • Pero, sin duda, los hijos de Michael Jackson se llevaron la peor parte: ¿Quién no recuerda la imagen del pequeño en el balcón? Pero, además, cada vez que salían a la calle tenían que llevar mascarilla.