Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Así es 'The singles', el grupo que le puede dar alegrías a la faceta musical de Scarlett

la faceta musical de scarlett johanssondivinity.es

Después de casi una década intentándolo, la actriz y cantante Scarlett Johansson ha logrado que empiecen a referirse a ella precisamente como eso, la actriz y cantante.

Hasta ahora se había limitado a emular a Jane Birkin o Brigitte Bardot como reclamo sensual de composiciones masculinas. Todo puede cambiar con The Singles, el supergrupo que acaba de montar con otras mujeres de la industria musical. Quizá sea la intentona definitiva que le lleve a conquistar la que es su asignatura pendiente. Ahora se aleja del folk de autor de sus grabaciones anteriores para abrazar el electropop sin complejos junto a sus ilustres compañeras de banda y, por vez primera, se independiza de las sombras de Tom Waits y Serge Gainsbourg que hasta ahora habían definido su discografía.
El tema Candy ya se puede escuchar en Internet y es la propuesta de lo que ella misma define como “super-pop dance music”, con la que se presenta el grupo que lidera. A la voz de Johansson se suma el bajo de Este Haim (de la banda Haim, que lo ha reventado en los festivales de medio mundo), las voces de la intérprete de neo-soul Kendra Morris y de la cantautora Holly Miranda y los sonidos americanos de Julia Haltigan bajo la producción de Dave Sitek, miembro de TV On The Radio. Grimmes y The Bangles son sus referentes declarados, aunque el sencillo también recuerde a los omnipresentes The XX.
Recordemos que la protagonista de Lost in Translation y Ghost World debutó oficialmente en la música en 2008, cuando todavía era en pantalla icono indie y no otra más de los superhéroes de Marvel. Ya había grabado una versión del clásico del jazz Summertime y se había unido a Jesus and Mary Chain sobre el escenario del festival Coachella, aunque cuando empezó a suscitar muchos comentarios fue tras lanzar nada menos que un álbum de versiones de Tom Waits titulado Anywhere I Lay my Head. Fue todo un exceso de ambiciones para una primeriza y desde entonces le ha costado ganarse el respeto como cantante.
Además de un cambio de género musical, el grupo femenino The Singles libera a Johansson de la sombra de la duda. Hasta ahora su voz siempre ha servido de acompañamiento para las melodías de respetados cantautores, un patrón que inició precisamente con Anywhere I Lay my Head. Casi al mismo tiempo que servía de musa para las canciones de Waits la actriz se aliaba con Pete Yorn para lanzar Break Up, un álbum conceptual centrado en la ruptura de una pareja y cantado a medias con el estadounidense. Ambos formaron una gran pareja, emulando sin disimulo los diálogos musicales que décadas antes entablaba Serge Gainsbourg con sus diferentes parejas de estudio. Los críticos fueron especialmente duros con el eventual dúo, quizá saturados de las ínfulas de Johansson, y vieron en el intento más vanidad que inquietud artística.
Ahora solo nos queda esperar el resto del álbum. ¡Buena suerte Johansson!
Ver más de: