Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un grito por las mujeres en el mundo del cine

Un grito por las mujeres en el mundo del cinedivinity.es

Dos ediciones después de aquel numerito del We saw your boobs, las actrices de Hollywood tomaron su revancha. Fueron las portavoces y adalides de la gala más reivindicativa y feminista de la historia. Porque la ceremonia de los Oscar de 2015 (además del vacío a Boyhood, el emotivo discurso del guionista de The imitation game o el extraño olvido a Joan Rivers en el recuerdo a los fallecidos) ha sido la gala de las actrices.

La intensa campaña del hashtag #AskHerMore de The Representation Project cumplió con sus demandas y las consecuencias de este activismo han llegado a una posición extremista y algo ilógica. La rebelión por conseguir un trato mediático igualitario en la alfombra roja, un terreno en el que históricamente se reducía en preguntarles a ellas por su modelito y a ellos por la intensidad de sus interpretaciones, se ha saldado con un silencio absoluto sobre la moda en la alfombra roja, la gran protagonista indiscutible de la previa a la gala y por la que las firmas de lujo hacen una intensa labor de marketing.
Reese Witherspon, nominada por Alma Salvaje, compartió en su Instagram una foto horas antes de acudir al Dolby Theatre animando a los medios a preguntar otras cosas con el hashtag de la discordia y cuando habló con Robin Roberts del canal ABC explicó por qué lo había hecho: "Este es un movimiento para expresar que somos mucho más que nuestros vestidos", dijo. "Los vestidos son geniales. Amamos a los artistas que los diseñan, pero hoy hay un grupo de mujeres, 44 nominadas este año, que son mujeres y están felices de poder hablar con vosotros sobre el trabajo que hemos hecho".
Este año las actrices pisaron la alfombra con ganas de hablar, de defender su postura de mujer y reivindicar su trabajo. En la gala, el discurso de Arquette fue el que consiguió catapultar uno de esos momentos históricos para el recuerdo. Como el de ver a Meryl Streep y Jennifer López sincronizadas y a lo hooligan aplaudiendo a rabiar y entonando un "YES" rotundo. La intérprete de Boyhood subió a recoger su Oscar a mejor actriz de reparto y entonó un alegato final que rezaba así: "A toda mujer que haya dado a luz, a todo ciudadano que pague impuestos y ciudadanos de esta nación, hemos luchado por la igualdad de derechos de todo el mundo. Es el momento de que la igualdad salarial sea una realidad. Y una igualdad de derechos para las mujeres de Estados Unidos de América".
Les gusta que les pregunten sobre moda sobre la alfombra roja, pero sobre todo por su trabajo, que es por lo que están ahí, y así lo dejaron ver las féminas protagonistas de los Oscar.