Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Cómo superar la vuelta al trabajo?

Vuelta al trabajodivinity.es

Las vacaciones han acabado, sí. Pero para sobrellevar el disgusto ahí van unos pequeños trucos, y ¡mucho ánimo!

Aléjate de las fotos
Cuidado, solo hay algo peor que volver al curro después de vacaciones: ¡tener que tragarte las fotos de postureo de tus compañeros! Tienes que ser hábil, ya que ellos estarán al acecho armados con sus móviles, iPads, e incluso ¡polaroids postmodernas! dispuestos a mostrarte su viaje minuto a minuto…
La excepción
Solo existe un caso en el que un momento fotos de verano puede ser útil en tu vuelta a la rutina. Sí, hablamos de él. El tipo de marketing (o el de informática, o ese que hace que tengas un interés desmesurado por la contabilidad). Sus fotos sí merecen la pena verlas, y cuantas más veces mejor, hasta que puedas memorizar sus abdominales una y otra vez… Ahá, la perspectiva mejora, ¿eh?
Consejo de abuela
Amén. Esto es como aquello que te decía tu abuela al entrar a la piscina después de comer: hay que mojarse poquito a poco. Pues eso, primero ves unos emails, luego un cafecito, después igual ves unos emails más, comentas la jugada de aquella noche loca de agosto con tu compañera y así sucesivamente, que las abuelas son muy sabias y tirarse de golpe a la piscina ¡es peligroso!
Cómprate algo bonito
A ver, esto es así, una prenda nueva siempre anima. Y tú lo que necesitas es mucho ánimo, ¿o no? Pues eso, tira de tarjeta de crédito y alimenta tu pobre y desdichada existencia ahora que el despertador es lo primero que oyes por la mañana…
Márcate metas
Apagar el despertador sin tirarlo contra la pared. Lavarte los dientes sin ponerte jabón de manos en el cepillo (ojo, eso puede pasar y pasa: doy fe). Vestirte. Así, a secas. (Sí, lo que hacías hasta ahora era tapar las mínimas partes de tu cuerpo, pero no, no es buena idea ir en biquini a la oficina… créeme). Y entrar por la puerta del curro ¡sin echar una sola lágrima al recordar tus días de verano!
Maquilla el calendario
Sí, si pudiste maquillar esa espinilla con nombre propio el día de la boda de tu prima hasta hacerla desaparecer, ¿por qué no vas a poder hacer lo mismo con el calendario? Coge uno, el que tengas más a mano y localiza los próximos puentes, findes largos, días festivos, así, en general, ¡a lo loco! Y visualízate en ellos… ¡Tú puedes!