Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nos vamos de…¡Bares!

Nos vamos de…¡Bares!divinity.es

Te encanta ir de cañas con amigos, con tu novio, en familia….y lo sabemos. Es un plan que nunca falla, por eso, hemos hecho una pequeña selección de algunos de los mejores bares para ir de cañas por España. Este es nuestro top 5.

• Lord Byron. Este pequeño bar de Avilés te sorprenderá por su ambiente cultural. Está situado al lado del teatro de Avilés, así que puedes encontrarte a menudo a más de un actor tomando una caña después de la función. Es ideal para tomar una cerveza o un vino. Te recomendamos que no te pierdas su especialidad, las tostas. (C/ Palacio Valdés 1. Avilés)
• Quimet i quimet. Es uno de los bares más auténticos de Barcelona que con tan solo dos mesas y una barra siempre está a rebosar. Tienen una gran variedad de montaditos pero no puedes dejar de probar el de yogur con salmón ahumado y, por supuesto, la cerveza que ellos mismos elaboran y que lleva el mismo nombre del bar. (C/Poeta Cabanyes 25, Barcelona)
• La taberna del Chato. Lo que más llama la atención de este bar madrileño es que todas las tapas se sirven dentro de un vaso, en chatos de vino. Las tapas no dejan indiferente a nadie, pero tampoco su extensa carta de vinos. Abrió sus puertas hace menos de seis meses pero se ha convertido en una visita obligada en la capital. (C/de la Cruz, 35, Madrid)
• Café Real. Es el bar más emblemático de Salamanca. Situado en plena plaza mayor, todo salmantino acude a él en busca de la mejor tapa acompañada por una caña bien fría. Los pinchos de lomo y panceta son sus especialidades, no te podrás resistir a estos mini bocadillos recién hechos a la plancha. (Plaza Mayor, 7, Salamanca)
• Ganbara. Este establecimiento lleva abierto desde el año 1984 y es uno de los imprescindibles de San Sebastián. Su larga barra de pinchos es espectacular, pero el que más triunfa es el más clásico, la ‘gilda’ (oliva, anchoa y guindilla). Después de 25 años sigue siendo un referente. (C/ San Jerónimo, 21, San Sebastián)