Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Belleza eterna

Belleza eternadivinity.es

Tenía 13 años cuando la mujer de un fotógrafo de moda la descubrió bajando de un autobús en Nueva York. Había cumplido los 14 cuando se sentó delante de Salvador Dalí para una sesión por la que obtuvo una paga de siete dólares y una pintura del artista. A los 15 años, Carmen Dell'Orefice protagonizó su primera gran portada: fue para la revista Vogue. Y la semana pasada, a los 83, apareció en otra portada, en la revista New You.

Nacida en Nueva York en 1931, única hija de una inmigrante italiano y una húngara, Carmen Dell'Orefice es la modelo más longeva del mundo de la moda. Casi 70 años separan su primera y última portada. En estas siete décadas, salvo un parón a los 60, no ha dejado de trabajar. De hecho, desafiando a todos los cánones que rigen la moda, Dell'Orefice ha estado aún más activa entrada en la madurez. “He tenido más portadas de revista en los últimos 25 años que en el resto de mi carrera”, cuenta Dell'Orefice en la entrevista concedida a New You, celebrada en el hotel St. Regis, donde empezó su carrera posando para Dalí. “Hoy estoy en un territorio que la industria considera invendible: edad y pelo blanco. Sin embargo, lentamente, empecé a hacerme dueña de ese territorio, poco a poco, porque defendí la edad”.
Su delgadez, su rostro anguloso y sus largas piernas fueron lo que la convirtieron en una supermodelo siendo sólo una adolescente. Dell'Orefice trabajó con Irving Penn, Norman Parkinson o Richard Avedon que la fotografiaron para Vogue, Harper's Bazaar o Vanity Fair, y en 1953 la fichó la gran representante de modelos, Eileen Ford.
Carmen Dell'Orefice abre una puerta a la edad en el mundo de la moda que esperemos que continúe. Puede que la belleza al final no sea tan efímera, se conserva en los ojos, en la sonrisa y en la luz que se desprende.