Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La semana de la moda alternativa de Nueva York

La semana de la moda alternativa de Nueva Yorkdivinity.es

Esta semana Nueva York es el punto de encuentro de editores, modelos, celebridades, blogueros y profesionales o aficionados a la moda. Pero frente a la gran semana de la moda por excelencia hay otra fashion week que corre paralela a esos desfiles multitudinarios y fiestas de firmas globalmente conocidas.

Un evento cuyo público prefiere el chándal de última generación al tacón de lujo, la tecnología y la transgresión frente a la sobriedad y las tendencias masivas. Mientras en el Lincoln Centre se celebra la semana de la moda oficial, en los Milk Studios tiene lugar el Made Fashion Week, punto de encuentro del talento emergente y las manifestaciones urbanas. Una cita alternativa que lleva desde 2009 funcionando como cantera de grandes talentos. De sus pasarelas decoradas al modo industrial han salido creadores como Altuzarra, Proenza Schouler o Alexander Wang. De ahí que los medios especializados hayan dejado de verla como una segundona.
Made comenzó hace seis años a poner en contacto a diseñadores con músicos y artistas. La meta era lograr un evento multidisciplinar en el que las prendas interactuaran con otras facetas culturales. El reclamo consistió en ofrecerles infraestructura gratuita. Maquillaje y puesta en escena corren por cuenta de la organización.
Con el tiempo, Made recibió un aluvión de peticiones, pero sus artífices quisieron seguir captando talento de forma espontánea, dando lugar a un calendario en el que se mezclan creativos que han solicitado su lugar en la pasarela con pequeñas marcas que sus promotores han ido descubriendo por Instagram o Tumblr. Esa vocación digital fue la que llamó la atención de VFiles, la tienda online / red social que condensa las tendencias urbanas y que, desde hace un año, elige por votación popular a algunos de los diseñadores y estilistas que participan en Made. Como María ke Fisherman, la firma española que, tras varias temporadas en el EGO de Cibeles, entró a formar parte del evento neoyorquino el año pasado.