Loreto pasó unos primeros días en los que lloraba a todas horas