Jordi Martín culpa a Enric Bayón de haber vendido fotografías de Mark Hamilton a una conocida revista