Los nuevos famosos: las lágrimas son más rentables que las sonrisas