Cuando el guardaespaldas roba todos los flashes a las celebrities