Segundo paso: El relleno