Último reto: elaborar mil cupcakes en un expositor con colores vistosos y formas imposibles