Último reto: mil cupcakes en un expositor que sirva de pieza central en el evento