Edurne se refugia en su “abuelito” en plena tormenta Egea: “Te quiero, Lalo”