Jeremy Meeks, el preso más sexy del mundo se estrena desfilando en Nueva York