Miley Cyrus, una Beetlejuice por Los Ángeles