Un inocente, pero divertido, juego infantil saca lo peor de los aspirantes