Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Luis Alfonso, la representación española en Mónaco

La única representación española en la boda de Alberto de Mónaco ha sido la de Luis Alfonso de Borbón. El hijo de Carmen Martínez Bordiú ha acudido, además, en calidad de heredero del inexistente trono de Francia
La boda de Alberto de Mónaco y Charlene no tendrá mucho sabor español. La única representación española de relevancia que ha acudido a los faustos del enlace es la conformada por Luis Alfonso de Borbón y su esposa, la mexicana Margarita Vargas. La pareja tuvo la gentileza de posar para los medios de comunicación.
Margarita acudió a la fiesta que se celebró anoche en la capital monegasca con un corto vestido celeste de corte recto y manga francesa que combinó con complementos en color rosa. Para los zapatos eligió la plataforma y completó su atuendo con un bolso de mano y una pulsera de cuentas a juego con los pendientes.
Por su parte, Luis Alfonso apostó por la sobriedad a la que nos tiene acostumbrados. El hijo de Carmencita Martínez Bordiú eligió para la fiesta y el concierto de Jean Michel Jarre un traje azul marino que combinó con una camisa blanca y una corbata celeste.

Rey de Francia

La presencia de Luis Alfonso de Borbón en el enlace no responde a una secreta amistad entre José Campos y Estefanía o nada por el estilo. El bisnieto de Franco ha acudido al bodorrio de Alberto y Charlene en calidad de heredero del trono de Francia.
Esta consideración hacia la inexistente corona francesa, que no ha sido tenida en cuenta en ninguna de las bodas reales, ha supuesto cierta polémica en el país vecino.
Luis Alfonso es el primogénito varón de todos los descendientes de Enrique IV, el primer Borbón de la dinastía de los Capetos designado para ser entronizado. Pero no tiene reino, ni palacio como ocurre con la familia griega de doña Sofía.
Ver más de: